La complejidad y el conflicto como fuente de valor: la creación del conocimiento Reviewed by Momizat on . Eduard Vinyamata señala: “Los conflictos se definen en relación al conocimiento que tenemos sobre los mismos. De esta manera, las soluciones pasan a menudo por Eduard Vinyamata señala: “Los conflictos se definen en relación al conocimiento que tenemos sobre los mismos. De esta manera, las soluciones pasan a menudo por Rating: 0
Inicio » Blog Arriaga Asociados » La complejidad y el conflicto como fuente de valor: la creación del conocimiento

La complejidad y el conflicto como fuente de valor: la creación del conocimiento

triangulo

Eduard Vinyamata señala: “Los conflictos se definen en relación al conocimiento que tenemos sobre los mismos. De esta manera, las soluciones pasan a menudo por una información y un conocimiento que modifica el planteamiento mismo del problema y que puede llegar, incluso, a resolverlo.” “Un conocimiento más profundo conduce a mejores decisiones que un conocimiento superficial” dice Davenport.

 

En la web http://www.ist.cl/revista2/caos.pdf  se cita a Davenport y Prusak (Conocimiento en Acción):“El conocimiento no es una estructura rígida que excluye lo que no encaja; puede tratar con la complejidad de una manera compleja. Esta es una fuente esencial de su valor. Aunque resulta tentador buscar respuestas simples a problemas complejos y tratar las incertidumbres pretendiendo que no existen, con frecuencia, un conocimiento más profundo conduce a mejores decisiones que un conocimiento superficial”. Peter Senge (La Quinta Disciplina) agrega: “Las herramientas de pensamiento sistémico están diseñadas para comprender la complejidad dinámica. Ayudan a ver las estructuras subyacentes y los patrones de conducta que quedan velados por el tumulto de los hechos cotidianos y el ajetreo incesante que caracteriza la vida del gerente. Ayudan a comprender por qué las soluciones convencionales fallan y dónde se pueden ejercer acciones efectivas”.

 

Aunque este planteamiento parece novedoso   pero que, como se cita  en la web http://www.belt.es/articulos/articulo.asp?id=15, en teoría de la decisiones no es posible olvidar hoy al recientemente fallecido premio Nobel de la Economía Herbert Simon, y dejar de considerar que sus principales aportaciones a la economía clásica, las que le valieron la consideración de la Academia Sueca, se referían precisamente a la complejidad del comportamiento humano y del entorno empresarial. A la búsqueda de criterios de racionalidad limitada o incompleta, distante del óptimo económico, de maximización de beneficios, pero de mayor satisfacción efectiva y configuración real.

 

En la web  Alta Dirección se indica, haciendo referencia a la racionalidad del sistema,  que en un mundo interconectado, los pequeños cambios rápidamente inundan todo el sistema, por lo que los ensayos de mercado o de organización son limitados: no pueden probar todas las variables existentes en el mundo real. Aunque las herramientas analíticas seguirán aportando una información muy valiosa para las decisiones gerenciales, tal como se señala en http://www.deguate.com/infocentros/gerencia/mercadeo/mk11.htm tener ambiciones seguirá siendo fundamento para la motivación y el establecimiento de metas. La teoría del caos seguirá enseñándonos que la vida real no se compone de una serie de acontecimientos interconectados que se suceden uno detrás de otro y que producen acontecimientos totalmente predecibles. La aplicación de la teoría del aprendizaje sirve para generar ventajas competitivas mediante un menor control y un mayor aprendizaje, es decir, creando y compartiendo nuevos conocimientos. En suma, lo positivo de los estilos anteriores se adaptará a los nuevos tiempos pero no desaparecerá. Pero a medida que nuestro mundo se vuelve cada vez más complejo e interdependiente ¿cómo vamos a enfrentarnos a un cambio que es cada vez más no-lineal, discontinuo e impredecible?

 

Tomando el planteamiento de Teoría del caos va a ser necesario empezar a olvidarnos de los pensamientos tan mecanicistas y estructurados y permitir invadirnos por el movimiento, la libertad, el misterio que genera lo desconocido. El caos en sí mismo guarda también una armonía y genera creatividad, ya que para poder subsistir en él nos veremos obligados a abandonar nuestra zona de comodidad para transitar por otros caminos, donde seguramente descubriremos nuevas posibilidades y oportunidades que jamás se nos hubieran ocurrido antes. Será necesario aceptar la impredecibilidad del caos, en vez de resistirnos a ella. Cuando hay caos hay mucho más sutilezas y ambigüedad, que situaciones concretas, claras o lineales.

Finalmente, apoyándonos en c12_pensamientocomplejo,  otro aspecto que también llama la atención de la definición del concepto de Aprendizaje Organizativo, es el hecho de admitir que dicho aprendizaje supone el cambio del marco común de referencia de los individuos que integran la organización. Esto equivale a afirmar que el Aprendizaje Organizativo comporta un cambio en la “teoría en uso” que orienta la acción organizativa.

 

Jesús María Ruiz de Arriaga

Abogado Economista. Socio Director

 

Artículos relacionados:

 

Las comunidades virtuales de conocimiento y de gestión del conocimiento.

GESTIÓN DEL CONOCIMIENTO. Cómo se crea una organización que aprende

GESTIÓN DEL CONOCIMIENTO. La visión de IKUJIRO NONAKA. Del caos al concepto de la empresa creadora de conocimiento.

GESTIÓN DEL CONOCIMIENTO. El conocimiento significativo para enfrentarse a la complejidad.

GESTIÓN DEL CONOCIMIENTO. Caos versus planificación o prevención del futuro

La complejidad y el conflicto como fuente de valor: la creación del conocimiento

El carácter interdisciplinar de la gestión del conocimiento

LA MISIÓN, LOS OBJETIVOS Y LOS VALORES DE LA EMPRESA

COMO SE FORMULAN ESTRATEGIAS COMPETITIVAS DESDE EL PUNTO DE VISTA DE LA ESTRATEGIA EMPRESARIAL

LA IMPORTANCIA DE LA GESTIÓN DEL CONOCIMIENTO Y SU IMPACTO EN LA COMPETITIVIDAD DE LAS EMPRESAS. ARRIAGA ASOCIADOS ESPECIALISTAS EN PYMES. Ahora también en ZARAGOZA

Acerca del Autor

triangulo
triangulo

Comentarios (2)

  • Eduardo

    Efectivamente en la vida y en las empresas excluimos lo que no nos encaja y así nos va. Opino que un buen directivo tiene que tener esa flexibilidad para ser capaz de transitar en mundos que no están claros. De esa manera construirá un mundo que encajará lo que no parecía que encajara.

    De esa manera conseguimos elaborar hipotésis con menos desencajes. O lo que es lo mismo, sustituiremos hipótesis mejores que las anteriores porque resuelve los problemas que con las hipótesis anteriores no encajaban

  • Liam

    Completamente de acuerdo

Deje su comentario

triangulo

Subir