Las comunidades virtuales de conocimiento y de gestión del conocimiento. Reviewed by Momizat on .   En una sociedad del conocimiento, uno de los vínculos principales que mantiene unidos a los individuos es la investigación del conocimiento, ya sea para   En una sociedad del conocimiento, uno de los vínculos principales que mantiene unidos a los individuos es la investigación del conocimiento, ya sea para Rating: 0
Inicio » Blog Arriaga Asociados » Las comunidades virtuales de conocimiento y de gestión del conocimiento.

Las comunidades virtuales de conocimiento y de gestión del conocimiento.

triangulo

 

En una sociedad del conocimiento, uno de los vínculos principales que mantiene unidos a los individuos es la investigación del conocimiento, ya sea para utilizarlo o para producir uno nuevo. El acceso al conocimiento es muy importante ahora más que nunca, tanto si es para la autocomprensión como para la educación de los hijos, la movilidad social o el desarrollo profesional. Por lo tanto, cada vez más las comunidades que funcionen en este contexto se tendrán que articular en torno a esta necesidad de conocimiento que los individuos tienen.

Carnoy (2001) diferencia tres tipos de comunidades de este tipo:

Las comunidades de autoconocimiento.

Las comunidades de uso de conocimiento.

Las comunidades de producción de conocimiento.

Cuando estas comunidades de conocimiento utilizan las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) pueden desarrollar comunidades virtuales de conocimiento. Una de las variantes de las comunidades virtuales de conocimiento son las llamadas comunidades de práctica. Son grupos informales que comparten valores, perspectivas y maneras de hacer las cosas y que comunican y producen conocimiento por medio de un entorno TIC. En una comunidad de práctica la motivación para aprender es lo que vincula sus miembros y los mueve a participar.

Ahora bien, un gran número de comunidades de conocimiento están impulsadas y gestionadas por empresas. En la economía de la información y la comunicación, la clave para conseguir una alta productividad del trabajo se basa en una interacción entre, por una parte, trabajadores con un alto nivel educativo, capaces de aprender rápidamente y, por otra, empresas que aplican métodos de organización laboral que promueven una gran flexibilidad mediante la formación continua, la participación en múltiples tareas y la codecisión de sus trabajadores. Las empresas que organizan el trabajo de manera flexible deben convertirse necesariamente en organizaciones de aprendizaje con el fin de atraer, en vez de dispersar, el conocimiento de sus miembros. Las TIC maximizan su contribución a la productividad cuando se basan en el aprendizaje y la formación como partes inherentes del proceso de trabajo. Cuando es así, las empresas organizan comunidades de aprendizaje, aunque la flexibilidad implique que los trabajadores no formen parte de la empresa por mucho tiempo.

De aquí el concepto de gestión del conocimiento como el proceso a partir del cual las organizaciones promueven, coordinan y facilitan la síntesis de conocimiento para su mantenimiento y conservación, su procesamiento, producción e intercambio para dar soporte a los objetivos estratégicos de la empresa. Para R. Serradell y A. Juan (http://www.uoc.edu/dt/20138/index.html#links) la gestión del conocimiento (GC) es la gestión del capital intelectual en una organización, con la finalidad de añadir valor a los productos y servicios que ofrece la organización en el mercado y de diferenciarlos competitivamente.

En este contexto, el papel fundamental que tienen las TIC radica en su habilidad para potenciar la comunicación, la colaboración, la investigación y la generación de información y conocimiento. No se debe olvidar, sin embargo, que el objetivo más importante – cuando nos referimos a la GC – es el de conseguir un entorno de trabajo que sea colaborativo y que esté dotado de una constante vocación de aprendizaje. Se trata de alcanzar un entorno laboral en que los trabajadores puedan hacer todo tipo de actividades de aprendizaje y compartir el conocimiento adquirido con sus compañeros, clientes y socios.

En este sentido, a menudo cuando se habla de GC, en realidad se está haciendo referencia a soluciones informáticas orientadas a una mejor GC: un mejor tratamiento de los datos, documentos, imágenes u otras formas de conocimiento explícito. Sin embargo, el conocimiento tácito, el cual según algunos estudios podría suponer el 40 o 50% del conocimiento que existe en una organización, no es un objeto que se pueda almacenar, tratar, difundir o compartir en un sistema informático.

Por lo tanto, se tiene que ir más allá de la adquisición de una determinada herramienta o software para poder hablar de GC: se tiene que invertir en las personas que forman parte de la organización. El incremento de productividad y las mejoras cualitativas en los resultados de la organización provendrán de la capacidad de integrar estos altos porcentajes de conocimiento tácito que las personas tienen en su cabeza.

Según Güell, con el fin de completar un programa de GC hay que promover un cambio organizativo que pasa por las siguientes fases:

Entusiasmar a las personas con las posibilidades de la visión de futuro.

Inspirar, tener la capacidad de crear nuevos procesos por la convicción de lo que es posible.

Motivar.

Realizar los primeros beneficios y que las personas reconozcan lo que han podido alcanzar.

Sostener, mantener a largo plazo las ventajas generadas.

 

Jesús María Ruiz de Arriaga

Abogado Economista. Socio Director

Artículos relacionados:

 

Las comunidades virtuales de conocimiento y de gestión del conocimiento.

GESTIÓN DEL CONOCIMIENTO. Cómo se crea una organización que aprende

GESTIÓN DEL CONOCIMIENTO. La visión de IKUJIRO NONAKA. Del caos al concepto de la empresa creadora de conocimiento.

GESTIÓN DEL CONOCIMIENTO. El conocimiento significativo para enfrentarse a la complejidad.

GESTIÓN DEL CONOCIMIENTO. Caos versus planificación o prevención del futuro

La complejidad y el conflicto como fuente de valor: la creación del conocimiento

El carácter interdisciplinar de la gestión del conocimiento

LA MISIÓN, LOS OBJETIVOS Y LOS VALORES DE LA EMPRESA

COMO SE FORMULAN ESTRATEGIAS COMPETITIVAS DESDE EL PUNTO DE VISTA DE LA ESTRATEGIA EMPRESARIAL

LA IMPORTANCIA DE LA GESTIÓN DEL CONOCIMIENTO Y SU IMPACTO EN LA COMPETITIVIDAD DE LAS EMPRESAS. ARRIAGA ASOCIADOS ESPECIALISTAS EN PYMES. Ahora también en ZARAGOZA

Acerca del Autor

triangulo
triangulo

Comentarios (1)

  • Carlos

    Y yo que pensaba que bastaba con hacerse uno a si mismo y emplear mucho tiempo en trabajar y poner mucho esfuerzo

Deje su comentario

triangulo

Subir