¿Qué ha ocurrido con las acciones de Bankia? Reviewed by Momizat on . Ante esta pregunta, en Arriaga Asociados intentamos ser lo más claros posibles: lo que ha ocurrido con las acciones de Bankia es, ni más ni menos, que el Bando Ante esta pregunta, en Arriaga Asociados intentamos ser lo más claros posibles: lo que ha ocurrido con las acciones de Bankia es, ni más ni menos, que el Bando Rating: 0
Inicio » Acciones Bankia » ¿Qué ha ocurrido con las acciones de Bankia?

¿Qué ha ocurrido con las acciones de Bankia?

triangulo

Ante esta pregunta, en Arriaga Asociados intentamos ser lo más claros posibles: lo que ha ocurrido con las acciones de Bankia es, ni más ni menos, que el Bando de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) han sido demasiado permisibles dejando que Bankia hiciera una Oferta Pública de Venta de sus acciones y ofreciera un producto de mucho riesgo, incluso “basura”, a inversores particulares que no son precisamente amantes del riesgo.

Desde su salida a Bolsa el 20 de julio de 2011, precedida de una campaña informativa fraudulenta (“Hazte Bankero”) en la que prometían estabilidad y un dividendo estable; lo que ha ocurrido con las acciones de Bankia es que no han parado de perder valor y los inversores no han visto ni un céntimo en concepto de retribución al accionista. En esos momentos, la acción cotizaba a 3,75 euros.  Sin embargo, durante el primer trimestre de 2013, el Fondo de Reestructuración ordenada Bancaria (FROB) valoraba a la compañía en 0,01 euros la acción.

La salida a bolsa de Bankia sirvió para meter en el capital del banco a accionistas que, en su inmensa mayoría, eran además clientes de algunas de las antiguas Cajas, y les colocaron este producto con calzador. Un producto que los clientes compraron más por confianza en el gestor comercial de la oficina, que porque supiesen dónde estaban metiendo sus ahorros. Algo parecido a lo que ha pasado con las participaciones preferentes de la entidad, pero en este caso todavía más grave porque había un folleto firmado por los responsables del grupo, los auditores y los banqueros de inversión que sacaron Bankia a bolsa, y ese folleto nada tenía que ver con la realidad, como el tiempo ha demostrado.

Esto hizo que casi el 25% del capital estuviera en manos de minoritarios y en la estructura de los accionistas, dejando como consecuencia a casi 350.000 pequeños ahorradores sin sus acciones de Bankia.

Desde que salió a Bolsa, la mayor caída al cierre databa del 28 de diciembre de 2012, cuando se hundió un 26,81%. Poco antes, el 30 de noviembre de 2012, se había hundido el 25,3%. El descalabro de hasta el 50% provocó nuevos mínimos históricos en Bolsa de Bankia, de 0,12 euros, más cerca ya de los 0,01 euros de valoración fijados por el FROB.

Este valor determinó la conversión de los bonos contingentes convertibles (CoCos), que el FROB inyectó en Bankia-BFA al cierre del año 2012, utilizando los recursos procedentes del préstamo europeo a España para rescatar la banca. También fue el utilizado para determinar el canje de las participaciones preferentes y la deuda subordinada en acciones de Bankia.

Bankia afrontó una primera ampliación de capital de 10.700 millones de euros, en mayo de 2013, y efectuó una operación de aumento del nominal para agrupar 100 acciones en una (contrasplit). En ese momento, el valor unitario del título estaba entorno a 1 euro.

A esa operación siguió poco después una segunda ampliación por importe de 4.840 millones de euros para dar entrada en el capital de Bankia a los poseedores de preferentes y deuda subordinada. En este sentido, el FROB señaló que impondrá a Bankia la recompra de estos instrumentos financieros, aunque lo hizo, tal como se acordó con Bruselas, con unos descuentos medios del 38% en el caso de los preferentistas y del 36% en el de los poseedores de deuda subordinada perpetua.

Otro factor a tener en cuenta para comprender lo que ha ocurrido con las acciones de Bankia es la burbuja inmobiliaria que ha sufrido España. La matriz de Bankia, el Banco Financiero y de Ahorros (BFA), el banco malo, tenía muchos pisos de constructoras que se habían construido pero que no se habían vendido o las constructoras no podían pagar. Ante esto, BFA tenía que sacar Riesgo de la caja, así es que la mejor forma fue socializar las perdidas.

¿Cómo? Pues metiendo accionistas nuevos que les dieran su dinero, o sea, los afectados que ahora están pillados por el Bankia. Ese dinero de los accionistas es el que se metió en Capital, con el fin de a ver si así se aguantaba unos meses y, después, que fueran los nuevos accionistas los que asumieran la pérdida de valor del Banco en la Bolsa.

En realidad, lo que ha pasado con las acciones de Bankia es que por mucho descuento que parecía tener el nuevo Banco y mucha eficiencia operativa que iba a conseguirse, la verdad es que al final hemos visto la acción de Bankia ir de mal en peor, es decir, bajando y quitando valor al accionista.

Sea cual sea el futuro de Bankia en los próximos años, en Arriaga Asociados estamos seguros de que pasará por no ofrecer valor a los accionistas y sí muchos disgustos más. Por eso, defendemos a los accionistas que compraron las acciones de Bankia movidos por una información errónea y contamos con un equipo especializado de abogados que representa a las personas que invirtieron sus ahorros en esta entidad.

Podemos ayudarle a recuperar su dinero demandando a los entonces administradores de Bankia y las personas que hicieron la auditoría par su salida a Bolsa.

Si quiere recibir información sobre nuestros servicios o concertar una visita puede hacerlo en el teléfono gratuito: 900 101 775 o en el correo electrónico: contacto@arriagaasociados.com

Acerca del Autor

triangulo
triangulo

Deje su comentario

triangulo

Subir