Afectados por las preferentes luchan a diario por recuperar su dinero Reviewed by Momizat on . No hay semana en la que no se vean imágenes de episodios de indignación protagonizados por personas afectadas por las preferentes. Ciudadanos desesperados que a No hay semana en la que no se vean imágenes de episodios de indignación protagonizados por personas afectadas por las preferentes. Ciudadanos desesperados que a Rating: 0
Inicio » Preferentes / Subordinadas » Preferentes Bankia » Afectados por las preferentes luchan a diario por recuperar su dinero

Afectados por las preferentes luchan a diario por recuperar su dinero

triangulo

No hay semana en la que no se vean imágenes de episodios de indignación protagonizados por personas afectadas por las preferentes. Ciudadanos desesperados que abuchean e increpan a algunos antiguos altos ejecutivos de Bankia en la puerta de la Audiencia Nacional, cuando estos abandonaban el edificio tras haber prestado declaración ante el juez.

Cientos de personas son las que, por ejemplo, en Castro Urdiales han acordado continuar acampados de forma indefinida frente a la sede de la oficina Principal de Caja Cantabria en esta localidad, para permanecer acampados las 24 horas desde el pasado 2 de septiembre.

Tantos y tantos casos de lucha que dan ejemplo diario a otras miles de personas afectadas por la que ha sido considerada “la mayor estafa bancaria de todos los tiempos”.

Las noticias y las retransmisiones televisivas hacen perfectamente visible el malestar de los participantes en las protestas, jubilados en su mayoría, que han perdido, en muchos casos, los ahorros de toda una vida. Un dinero reunido con esfuerzo, a lo largo de mucho tiempo y decidieron colocar en unos productos complejos, cuya naturaleza no conocían. Hombres y mujeres sin cultura financiera, que, en realidad, pensaban en las preferentes como si fueran una imposición a plazo fijo que les permitía conseguir una buena rentabilidad.

Pero, claro, las preferentes no eran eso. Y tampoco se lo explicó bien el director de la sucursal bancaria con la que siempre trabajaron y en el que habían depositado su confianza. Un hombre que, por cierto, en la mayoría de los casos, tampoco sabía lo que estaba vendiendo, que se limitaba a intentar cumplir con los objetivos de resultados marcados por sus superiores y que, eso sí, era quien daba la cara y a quien, por lo tanto, finalmente le correspondería el protagonismo de esta estafa legal.

Y, entre unas cosas y otras, estas personas se han visto abocadas a una ruina inesperada por culpa de los intereses de los grandes grupos financieros europeos y por la incapacidad política del Gobierno español para oponerse a determinadas condiciones impuestas por Bruselas en ese rescate bancario que vendieron a la población como simple préstamo de bajo interés.

Reflotar y salvar las cajas quebradas cuesta ya, entre unas cosas y otras, casi un 10% del PIB, 100.000 millones, de los cuales 61.000 se han ido en ayudas directas, parte de las cuáles, 37.0000, proceden del fondo de rescate europeo. Pues bien, con sólo 3.000 de estos millones se habría evitado que los afectados por las preferentes perdieran sus ahorros. Y sin duda, podrían haberse encontrado más de media docena de fórmulas aceptables para evitarlo o, cuando menos, limitar al máximo esos quebrantos. Bastaba con ejercer en Bruselas la presión política correcta en el momento adecuado.

Pero nadie lo hizo. Ni siquiera el gobierno español. Todos se limitaron a aceptar un laberinto tortuoso que les exigía un recorte de 10.000 millones a repartir entre cierres de sucursales, despidos y la correspondiente quita a los tenedores de productos híbridos. Un vocablo técnico que en casi cualquier lugar del mundo se usa para nombrar a grandes inversores acostumbrados al riesgo, pero que en España hubo que hacer extensivo a estos grupos desesperados de pensionistas que nos muestran las imágenes de las que hablábamos al principio.

Los afectados se manifiestan a diario porque no ven justicia reparadora que valga contra los directivos de las entidades nacionalizadas, únicos responsables de todo este desastre. Y cada vez son más los ciudadanos que compraron preferentes los que se acercan a expertos en derecho bancario y financiero para confiar su caso y poder recuperar íntegramente su dinero y ver, de este modo, recompensados todos su sufrimiento con la sentencia favorable de n juez que les da la razón en el proceso.

En Arriaga Asociados defendemos ya a más de 2.500 afectados por preferentes. En su mayoría, ciudadanos de a pie que compraron, engañados, preferentes y deuda subordinada de Bankia. A diario nuestro equipo de abogados se hace eco de este drama humano y trabaja con esfuerzo y dedicación para darle una justa y satisfactoria solución legal.

En Arriaga Asociados nos implicamos con nuestros clientes hasta el punto de no dejar de luchar nunca por la solución que merecen.  Como muchas personas nos comentan a diario cuando vienen a contarnos su caso particular: si se han usan los impuestos de todos para sanear esas cajas hay que exigirles sin descanso a las entidades una solución legal para los más débiles y una penalización ejemplar para los culpables de lo sucedido.

Aconsejamos a los afectados por preferentes presentar una demanda civil de carácter individual ante el juzgado pertinente, con el fin de que los afectados puedan recuperar el 100% del dinero invertido.

Tenemos a su disposición un equipo de abogados especializados en derecho bancario para ayudarle. Si usted también es uno de los afectados, llámenos, sin ningún tipo de compromiso y sin ningún coste por la información,  al  teléfono gratuito 900 101 775  o envíenos  un correo electrónico a  contacto@arriagaasociados.com, explicándonos brevemente su problema e indicándonos un teléfono para poder comunicar con usted. Atenderemos su caso como usted se merece.

Acerca del Autor

triangulo
triangulo

Deje su comentario

triangulo

Subir