3 cosas que debería haber hecho la CNMV para que la estafa de las preferentes no se hubiera producido Reviewed by Momizat on . La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) no debería haber dejado ningún cabo suelto, si de verdad hubiera querido evitar la estafa de las preferentes. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) no debería haber dejado ningún cabo suelto, si de verdad hubiera querido evitar la estafa de las preferentes. Rating: 0
Inicio » Blog Arriaga Asociados » 3 cosas que debería haber hecho la CNMV para que la estafa de las preferentes no se hubiera producido

3 cosas que debería haber hecho la CNMV para que la estafa de las preferentes no se hubiera producido

triangulo

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) no debería haber dejado ningún cabo suelto, si de verdad hubiera querido evitar la estafa de las preferentes. Este organismo debería haber hecho 3 cosas fundamentales para que este problema no se hubiera producido nunca, aunque no es el único organismo que debería haberlo hecho. También el Banco de España actuó mal ante la comercialización de las preferentes.

Desde Arriaga Asociados hemos recopilado lo que la CNMV debería haber hecho, básicamente, para que no se hubieran dado las preferentes a minoristas:

La CNMV deberia haber obligado a los bancos a vender preferentes a particulares FUENTE El inversor

La CNMV debería haber obligado a los bancos a vender preferentes a particulares FUENTE El inversor 

1.- La CNMV debería haberse preocupado de que los particulares conocieran a pies juntillas las características y riesgos del producto que iban a contratar. Debería haber especificado y obligado a los bancos a cumplir una serie de pautas específicas a la hora de prestar sus servicios de inversión determinados. Tendría que haber obligado a los bancos a explicar bien lo que eran las preferentes, haber tenido en cuenta la situación financiera de cada persona y haber prestado una especial atención a aquellas situaciones en las que la entidad estaba considerando adecuado rebajar el perfil de riesgo del cliente.

2. La CNMV debería haber aconsejado a los bancos que cada vez que éstos realizaran una recomendación, ésta debería haber sido proporcionada por escrito o a través de un soporte duradero. Y si la recomendación se realizó por medio de una conversación telefónica (como sucedió en muchos casos de preferentes) tendría que haber obligado a que ésta fuera grabada y, adicionalmente, remitir también al inversor el documento.

Si todo hubiera estado acompañado, antes de la operación, de documentos con las advertencias pertinentes de los bancos sobre las características y riesgos de la inversión, mucha gente no hubiera firmado nunca un contrato de compra de preferentes o subordinadas.

3.- La CNMV tendría que haber dicho a las entidades financieras que hubieran guardo los registros que contenían las preferentes u otros productos como las subordinadas, con resultado negativo en el test de conveniencia, para que los clientes fueran susceptibles de ser atrapados de nuevo por otro producto tóxico bancario.  así como la fecha en que este se realizó.

Si hubiera habido un registro con todas las evaluaciones negativas efectuadas por las entidades, incluso aunque el cliente no hubiera llegado a efectuar la contratación del producto, las preferentes no se hubieran comercializado  tan a la ligera, ni los bancos hubieran firmado los tests de idoneidad en nombre de sus clientes,  como hicieron en muchos casos.

Ahora, recientemente, y después de que el problema de las preferentes ya lleve dos años sin solución, la CNMV ha publicado una guía para la venta bancaria de productos complejos y que, por supuesto, esa guía deberán cumplirla todas las entidades bancarias españolas. En esa guía se recogen muchos de las medidas que les acabamos de comentar y que debería haber aplicado la CNMV en el momento en que vio que los bancos vendían las preferentes a los clientes minoristas.

Elvira Rodriguez presidenta de la CNMV FOTO Fundsociety

Elvira Rodríguez presidenta de la CNMV FOTO Fundsociety 

 

Si el órgano que debe proteger al inversor ha carecido hasta el momento de voluntad para tomar medidas  es porque no tenía mucho interés en que no volviera a ocurrir un desastre como el de las participaciones preferentes. Esperemos que las innumerables tragedias aparejadas a la comercialización de un producto inadecuado para los pequeños inversores hayan servido, al menos, para evitar que se repita en el futuro y para que la CNMV se de cuenta de que podía haber hecho algo y no lo hizo a tiempo.

Acerca del Autor

triangulo
triangulo

Deje su comentario

triangulo

Subir