Breve historia de las participaciones preferentes: un fraude financiero sin precedentes Reviewed by Momizat on . Actualmente, pocas personas desconocen el escándalo de las preferentes. La lucha de los afectados en los juzgados ha conseguido introducir en el día a día un fr Actualmente, pocas personas desconocen el escándalo de las preferentes. La lucha de los afectados en los juzgados ha conseguido introducir en el día a día un fr Rating: 0
Inicio » Blog Arriaga Asociados » Breve historia de las participaciones preferentes: un fraude financiero sin precedentes

Breve historia de las participaciones preferentes: un fraude financiero sin precedentes

triangulo

Actualmente, pocas personas desconocen el escándalo de las preferentes. La lucha de los afectados en los juzgados ha conseguido introducir en el día a día un fraude financiero sin precedentes. Sin embargo, las preferentes tienen detrás una historia y esa historia es necesaria conocerla para entender por qué este producto ha sido un problema social.

La historia de los afectado la segimos con detalle en nuestro desoacho

La historia de los afectado la seguimos con detalle en nuestro despacho 

Fue en los años 90 cuando las entidades financieras (bancos y cajas de ahorro) comenzaron a emitir participaciones preferentes, a veces también llamadas acciones preferentes. De esta forma la banca pretendía financiar cómodamente su proceso de expansión (burbuja inmobiliaria-hipotecaria). Las primeras emisiones se realizaron en paraísos fiscales, principalmente en las Islas Caimán, y en octubre de 1998 la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) autorizó su negociación en un mercado organizado (AIAF).

La emisión descontrolada de participaciones preferentes provocó una investigación de la Fiscalía, que finalmente decidió archivarse en el año 2003 no sin antes advertir del fraude fiscal que se estaba cometiendo.

Así pues, se puede decir que las participaciones preferentes llegaron a España tras la burbuja inmobiliaria, momento en el que los bancos se encontraron con dos problemas: falta de liquidez y solvencia. El Banco de España, después de no haber actuado durante la burbuja, en vez de obligar a los bancos a sanearse hizo como si no pasara nada y les obligó a conseguir más capital. Como ningún inversor profesional quería invertir en bancos españoles a la valoración de entonces, la solución la encontraron en vendérselo a personas que no entendían lo que estaban comprando.

Se comenzaron a vender estos productos por iniciativa del Banco de España y, cuando llegaron a la CNMV, se permitieron a condición de que en el folleto registrado en este organismo se indicaran los riesgos: que nunca lo volvería a recomprar, que eran ilíquidos, etc, cosas que no se explicó en las sucursales bancarias a la hora de venderlo.
El fraude financiero pudo evitarse pero nadie quiso hacerlo. Lo que sucedió después es público y notorio.

El ministro Luis de Guindos abrio el arbitraje en junio de 2012 FUENTE Diario ABC

El ministro Luis de Guindos abrío el arbitraje en junio de 2012. FUENTE Diario ABC 

 

La sociedad española se dio cuenta de que las participaciones eran realmente acciones preferentes, pues consistían en participaciones en el capital de los bancos.
Y, por eso, a pesar del arbitraje que abrió el actual ministro de Economía, Luis de Guindos, en junio de 2012, las personas afectadas comenzaron a reclamarlas ante los jueces y éstos se dieron cuenta de que los inversores no fueron informado de los riesgos. Es decir, nadie les dijo que las preferentes no serían recompradas por la entidad, que eran ilíquidas, que estaban invirtiendo en el capital del banco y no en un depósito, que no estaban cubiertas por el Fondo de Depósitos, o que tenían un riesgo de liquidez y volatilidad.

También se dieron cuenta de que los test de conocimiento del cliente no fueron hechos en la mayoría de ocasiones; que si los bancos lo hicieron, le pidieron a sus clientes que lo firmaran sin más o que el test no fue firmado nunca por el cliente.

Por eso, la mayoría de los casos se ganan en los juzgados. Las participaciones preferentes eran un producto de inversión no apropiado para nadie. Combinaban las características malas de las acciones (pues si quieres venderlo tienes que encontrar un comprador) con las peores de los bonos (no tienen vencimiento, ya que las participaciones son una inversión perpetua).
Y se ha visto que tampoco eran apropiadas para invertir a corto plazo, (pues tienen mucha volatilidad y fluctúas mucho de precio), ni a largo, porque el valor nominal no crece en el tiempo.
Además, hubo muchas personas a las que se les colocó este producto como inversión única, lo que violó el primer principio de la inversión: diversificar.

Esta es la breve historia de las preferentes, y así es como a ustedes, posiblemente se las ofrecieron y se las vendieron. Pero, recuerden que la justicia está de su parte y se está dando radicalmente la vuelta a esta historia, considerada ya como un fraude financiero sin precedentes. En Arriaga Asociados lo estamos consiguiendo. Ante cualquier duda con las preferentes, llámenos al 900 101 775 y le informaremos.

Acerca del Autor

triangulo
triangulo

Deje su comentario

triangulo

Subir