¿Dónde está la responsabilidad pública de la venta de las preferentes? Reviewed by Momizat on . Quizá esta pregunta se la hayan hecho ustedes en infinidad de ocasiones. Desde que saltó el escándalo de las preferentes y su masiva comercialización en el 2009 Quizá esta pregunta se la hayan hecho ustedes en infinidad de ocasiones. Desde que saltó el escándalo de las preferentes y su masiva comercialización en el 2009 Rating: 0
Inicio » Blog Arriaga Asociados » ¿Dónde está la responsabilidad pública de la venta de las preferentes?

¿Dónde está la responsabilidad pública de la venta de las preferentes?

triangulo

Quizá esta pregunta se la hayan hecho ustedes en infinidad de ocasiones. Desde que saltó el escándalo de las preferentes y su masiva comercialización en el 2009, ¿dónde ha estado la responsabilidad pública de la venta de las preferentes?

Por lo que hasta ahora se sabe, la responsabilidad pública sobre la venta de las preferentes no se limita a la clarísima y legal obligación tanto del Banco de España como de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) de supervisar todas las ofertas de inversión financiera del mercado con el objeto básico de proteger al ahorrador, porque de ser así, muchos responsables públicos y dirigentes de organismos reguladores estarían en la cárcel e inhabilitados en sus funciones de por vida. En la responsabilidad pública de la venta de las preferentes ha habido algo mucho más grave.

El Banco de Espana y la CNMV autorizaron en su dia la venta de preferentes  FUENTE Voz Populi

El Banco de Espana y la CNMV autorizaron en su dia la venta de preferentes  FUENTE Voz Populi

 

Cuando se inicia la crisis de la deuda y la crisis económica en el año 2009, hay varias cajas que ya entonces tienen un enorme agujero en sus activos financieros por culpa del estallido de la burbuja inmobiliaria, la elevada morosidad y las hipotecas fallidas. La situación de varias de estas instituciones es desesperada, la crisis de la deuda empeora todavía más la situación y un posible, y muy probable, caso de quiebra en cadena se acerca cada vez más.

Nadie sabe de dónde surge la idea, ni creo que nunca se sepa, pero antes incluso del 2009, a estas entidades financieras se les ocurre un plan para solucionar el problema hipotecario utilizando un activo financiero  llamado “participaciones preferentes”, que los bancos podían contabilizar como acciones, es decir, como fondos propios de rentabilidad media-alta ligada a sus resultados. Pero, decidieron venderlos no como activos de renta y valor variables, sino como de elevada renta fija y como valor fijo y estable.

Con este simple y eficaz engaño pretendieron que el ahorrador cayera en la estafa y con su aportación (sus ahorros de toda la vida) diera un respiro a las cajas que tenían ese agujero considerable.

El plan tuvo tanto éxito que, a mediados del 2011, las preferentes vendidas ya excedían los 30.000 millones de euros. Pero, sin embargo, el plan no captó los fondos suficientes para evitar el desastre y cuando a mediados del 2012 estalla el escándalo Bankia, la estafa de las preferentes  salió definitivamente  a la luz y los ahorradores, que confiaron en sus bancos y en las autoridades financieras españolas, se dieron cuenta de que habían sido estafados por todos ellos. Lo que no sabían es que puede que todo se hiciera a propósito para tapar con sus ahorros las vergüenzas de muchos banqueros y para intentar evitar el rescate bancario o reducirlo considerablemente, si finalmente no se podía evitar.

Julio Segura, presidente de la CNMV y Fernández Ordoñez, gobernador del Banco de España, no sólo no cumplieron con su obligación de cortar el plan de raíz, sino que una vez este se puso en marcha lo apoyaron, llegándose a dar el caso de sucursales bancarias que recibían advertencias del Banco de España porque su nivel de contratación de preferentes era bajo, en una actitud que podría calificarse como acoso para conseguir aumentar al máximo la captación de fondos. Acuérdense de los famosos documentos de Caja Madrid que se pasaron a los empleados de determinadas oficinas con la cantidad mínima de preferentes que tenían que vender al día.

Por tanto, la responsabilidad pública sobre la venta de las preferentes es de todas aquellas personas que podían haber evitado su comercialización: Gobierno, altos funcionarios, banqueros, CNMV y Banco de España. Pero, por desgracia,  el resultado ya lo conocemos: el único banquero que acaba en la cárcel (el señor Miguel Blesa), lo sacan meses después y hoy el juez que lo encarceló está cerca de ser deshabilitado por varias décadas, entre otras cosas, por el grave perjuicio que causó al pobrecito Blesa, mientras los afectados que perdieron todos, por culpa de unos y de otros, acaban recurriendo a la justicia porque es la única que les está dando la razón.

Afectados piden a diario que se depure la responsabilidad publica de la venta de las preferentes FUENTE El Diario

Afectados piden a diario que se depure la responsabilidad publica de la venta de las preferentes FUENTE El Diario 

 

Y es que si algo está claro, y a las pruebas nos podemos remitir, es que esto no se arregla si no es con demandas individuales en los juzgados y ojalá pudiera arreglarse también mandando a su casa a todos aquellos que han tenido y tienen aún la verdadera responsabilidad pública sobre la venta de las preferentes.

Acerca del Autor

triangulo
triangulo

Deje su comentario

triangulo

Subir