La gran estafa de las acciones de Bankia Reviewed by Momizat on . Corría el 20 de julio de 2011. Elena Salgado era la ministra de Economía (PSOE) y Julio Segura era el presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores Corría el 20 de julio de 2011. Elena Salgado era la ministra de Economía (PSOE) y Julio Segura era el presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores Rating: 0
Inicio » Acciones Bankia » La gran estafa de las acciones de Bankia

La gran estafa de las acciones de Bankia

triangulo

Corría el 20 de julio de 2011. Elena Salgado era la ministra de Economía (PSOE) y Julio Segura era el presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Las acciones de Bankia salieron a cotizar en Bolsa a un precio de 3,75 euros por acción. Previamente, se había realizado una Oferta Pública de Suscripción (OPS) de acciones nuevas correspondientes a una ampliación de capita, por la cual el grupo captó 3.092 millones de euros, de los cuales se informó que un 60% fueron suscritos por 360.000 inversores minoristas, principalmente en las sucursales de las entidades del grupo Bankia, pero también en las de Banco Sabadell, Bankinter, Barclays Bank, la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) y Renta 4, con las que el emisor había cerrado acuerdos de comercialización. Desde ese momento, comenzó lo que podemos denominar “la gran estafa de las acciones de Bankia”.

Se informó al público que el precio de suscripción fijado en 3,75 euros sobre un nominal de 2 euros, representaba un descuento del 70% sobre el valor teórico contable o “en libros” de las acciones de Bankia. Asimismo, el periódico financiero del Grupo PRISA, “Cinco Días”, informaba que Bankia preveía ganar en el ejercicio 2011 “al menos” 410 millones de euros y que el objetivo de dividendo era repartir la mitad de esa supuesta cifra mínima entre los accionistas.

 Momento de la salida a Bolsa de las acciones de Bankia en 2011 FUENTE Meneame.net

Momento de la salida a Bolsa de las acciones de Bankia en 2011 FUENT:E Meneame.net

Como consecuencia de las expectativas favorables  y de las grades ventajas que iba a tener la compra de las acciones de Bankia (ampliamente difundidas y comunicadas a los ahorradores), el proceso de suscripción fue un éxito en España y en agosto de 2011 las acciones de Bankia llegaron a cotizar en torno a los cuatro euros, entrando en el índice selectivo de los principales valores IBEX 35 como el cuarto banco en capitalización bursátil, tras el Banco Santander, el BBVA y CaixaBank.

La realidad posterior, como ya saben, fue lamentablemente, escandalosa y sangrante para miles y miles de personas. En el primer año de cotización, los inversores habían sufrido ya una pérdida del 80% con respecto al precio de compra. La cotización de las acciones nuevas de un euro de valor nominal fue poco más de seis euros, lo que representó un precio equivalente respecto a las antiguas, tras el agrupamiento o ‘contrasplit’ en la proporción de 100 a 1, de unos seis céntimos.

Durante el proceso de suscripción, Bankia informó al público, para reforzar su confianza, de la contratación de dos entidades especializadas en mercados que iban a actuar como “cuidadoras de la acción”. Dichas entidades fueron el banco norteamericano JP Morgan y la suiza UBS. El diario económico “Expansión” informaba también, a los pocos días de la salida a Bolsa de Bankia, que estas entidades especializadas ya habían adquirido 107 millones de euros en acciones. La estrategia, la misma, hacer creer a las personas que las acciones de Bankia eran una ganga.

 Las acciones de Bankia sirvieron para que la entidad captara fondos FUENTE Cadenaser.com

Las acciones de Bankia sirvieron para que la entidad captara fondos FUENTE Cadenaser.com

Pero, en realidad, la salida a Bolsa sólo tenía interés para el grupo Bankia y no sólo por la propia captación de fondos, sino por la reducción del 10 al 8% en el ratio de capital regulatorio exigido, lo que le permitió, junto al decisivo aval prestado por el FROB de la ministra Elena Salgado a la OPS, superar los test de estrés de la Autoridad Bancaria Europea.

Por eso, no nos cansaremos de decirles que la OPS de Bankia, por todas estas circunstancias, no fue una salida a Bolsa normal, sino que estuvo rodeada de elementos dudosos que pueden resultar favorables a los afectados para recuperar el dinero invertido, siempre que se ejecute una demanda.

Nuestro despacho tiene ahora mismo una demanda colectiva en marcha por la salida a Bolsa de Bankia, a la que usted, si es un afectado y compró acciones, puede unirse para reclamar que le devuelvan el dinero que invirtió. Si está interesado, puede llamarnos y recibir información gratuita en el teléfono 900 101 775.

 

Acerca del Autor

triangulo
triangulo

Deje su comentario

triangulo

Subir