El engaño de los Valores Santander Reviewed by Momizat on . A día de hoy, podemos asegurar que la comercialización de los Valores Santander fue un engaño. En el año 2007, el Banco Santander lanzó al mercado un producto f A día de hoy, podemos asegurar que la comercialización de los Valores Santander fue un engaño. En el año 2007, el Banco Santander lanzó al mercado un producto f Rating: 0
Inicio » Blog Arriaga Asociados » El engaño de los Valores Santander

El engaño de los Valores Santander

triangulo

A día de hoy, podemos asegurar que la comercialización de los Valores Santander fue un engaño. En el año 2007, el Banco Santander lanzó al mercado un producto financiero que vendió con una agresiva campaña publicitaria. Colocó este producto en un tiempo record y lo hizo sabiendo lo que hacía, porque los Valores Santander fueron colocados, especialmente, a los “mejores clientes del banco”, a los que más dinero ahorrado tenían en sus cuentas.

En total, para que se hagan una idea del engaño que fueron los Valores Santander, se colocaron exactamente 7.000 millones de euros entre 129.000 clientes. El perfil del cliente, mayoritariamente, y como ya se estarán imaginando era personas de edad media en adelante, con poca cultura financiera, amantes del trabajo y del ahorro y que se fiaban absolutamente del director de su banco cuando les vendió este producto. ¿Les suena? Muy parecido a lo que ocurrió con las preferentes y las participaciones subordinadas. El producto, además, era ofrecido por el Banco de Santander como un producto altamente rentable, sin apenas riesgos, y que tan sólo había que tenerlo en el banco hasta una fecha concreta: octubre del año 2012. Algo que ya de entrada, podría hacer pensar que los Valores Santander podían ser un engaño.

 Los Valores Santander se emitieron en 2007 de forma enganosa FUENTE Eldiario.es

Los Valores Santander se emitieron en 2007 de forma enganosa FUENTE Eldiario.es

 

Ni que decir tiene la alta  rentabilidad y los grandes beneficios que el Banco Santander ha obtenido a lo largo de estos años a costa de los ahorros de miles de personas trabajadoras, desde la compra del banco ABN hasta hoy, ha sido enorme. Por eso en Arriaga Asociados aconsejamos a todos los afectados que reclamen judicialmente el engaño que fue la compra de Valores Santander, con el fin de que puedan recuperar su dinero.

Si usted es uno de los afectados y para realizarle la venta, le ofrecieron los valores como producto seguro, denúncielo, aunque el banco a lo largo de este tiempo le haya estado diciendo que no se preocupe, que mantenga la clama, la tranquilidad, que el dinero está seguro, que el banco no va a permitir que sus mejores clientes pierdan sus ahorros, etc.

Reflexionen y mediten. Los Valores del Santander se convirtieron en acciones y esta obligada conversión lo único que hizo fue perjudicar a los clientes y generarles unas pérdidas en torno al 60% de lo que habían invertido. ¿Son un engaño los Valores Santander o no? Claramente, con la estrategia, el Banco Santander hizo que sus clientes perdieran su dinero, por mucho que repitieran por activa y por pasiva que el producto era seguro y no tenía riesgos.

 Reclame judicialmente si le vendieron Valores Santander FUENTE Diario El Mundo

Reclame judicialmente si le vendieron Valores Santander FUENTE Diario El Mundo

 

El Banco Santander no ha tenido escrúpulos para conseguir dinero cuando le hacía falta. La honestidad, el buen hacer y la palabra dada a sus clientes no ha servido para nada. Todo ha valido en la venta de Valores Santander con tal de conseguir sus objetivos económicos y no le ha importado ni sus clientes ni sus empleados a la hora de exigirles que vendieran el producto a las personas.

¿Realmente quiere conformarse, cuando podrían recuperar su dinero con una demanda civil en el Juzgado? Si necesita ayuda, podemos ofrecérsela.  Contacte con nosotros en el teléfono gratuito 900 101 75, sin compromiso, o escríbanos un mail a: contacto@arriagaasociados.com

¡Le ayudaremos!

 

Acerca del Autor

triangulo
triangulo

Deje su comentario

triangulo

Subir