¿Por qué fueron una estafa las cuotas participativas de la CAM? Reviewed by Momizat on . La estafa de las cuotas participativas de la CAM sigue teniendo atrapado el dinero de miles de accionistas. El producto se comercializó irregularmente y la vía La estafa de las cuotas participativas de la CAM sigue teniendo atrapado el dinero de miles de accionistas. El producto se comercializó irregularmente y la vía Rating: 0
Inicio » Blog Arriaga Asociados » ¿Por qué fueron una estafa las cuotas participativas de la CAM?

¿Por qué fueron una estafa las cuotas participativas de la CAM?

triangulo
  • La estafa de las cuotas participativas de la CAM sigue teniendo atrapado el dinero de miles de accionistas.
  • El producto se comercializó irregularmente y la vía judicial es el camino para recuperar el 100% de su inversión.

La estafa de las cuotas participativas de la CAM es evidente ante la comercialización irregular de este producto, del que no se informó adecuadamente de sus características y que además se vendió a clientes sin el perfil adecuado. Las cuotas participativas tienen ciertas similitudes con las acciones de un banco pero con varias salvedades; quienes adquirieron el producto no tenían derecho a voto alguno y el cliente que invirtió en cuotas participativas lo que en realidad hacía era un préstamo a perpetuidad a la CAM, siendo además su remuneración variable en función de la marcha de la entidad, que es además quien decidía el interés que pagará al cliente según su propia conveniencia.

¿Por qué son una estafa las cuotas participativas de la  CAM?

-         Porque fueron vendidas como un activo de rentabilidad asegurada, de riesgo nulo y que se podría vender en cualquier momento y obtener el nominal simplemente acudiendo a la sucursal.

-         Porque se vendieron con el compromiso de que eran seguras, basándose en balances e índices de morosidad que después se demostraron falsos, según el FROB.

-         Porque quienes adquirieron cuotas participativas no tenían el perfil adecuado; parece obvio que ni se les hizo el test, como marca la ley, y que éstos no tenían el conocimiento adecuado.

-         Porque, aunque la CNMV lo consideró un “producto financiero no complejo”, exigió a la entidad informar y valorar si el perfil de los inversores era el apropiado para un producto de esta tipología.

Las cuotas participativas de la CAM fueron una estafa porque quien juega en bolsa asume sus riesgos propios sabiendo que puede llegar a perderlo todo, pero en este casoincluso se obligó a los clientes a adquirir el producto, condicionando la aprobación de sus créditos a suscribir una determinada cantidad de este producto inadecuado.

La situación en caso de liquidación de la entidad, como sucedió, era drástica para quienes adquirieron cuotas participativas siendo éstos los últimos en cobrar; ante esta situación, han visto cómo su inversión se reducía a un valor nulo, quedando además fuera de la adquisición del Banco CAM por parte del Banco Sabadell.

El precio de salida de las cuotas en bolsa fue de 5,84 euros; fueron 50 millones de cuotas que en un 65,5 % fueron colocadas a inversores minoristas, que para nada se correspondía con el perfil idóneo para este tipo de producto.

La CAM fue intervenida el 22 de julio de 2011 por el Banco de España, y más tarde el Fondo de Garantía de Depósitos invirtió 5.249 millones de euros para hacerse con el 100 % de la entidad y sanearla antes de adjudicársela a Banco Sabadell por un euro.

En febrero de 2013 se nombró a los responsables de gestionar los restos de la antigua Obra Social de la CAM y que Banco Sabadell no asumió; pero el gran problema de esta institución era dar una solución definitiva a las cuotas participativas que se habían quedado sin valor tras la crisis de la entidad. Un año después, la CNMV requirió a la gestora de la Fundación CAM que presentara un plan para dar valor a las cuotas y que volvieran a cotizar o que quedaran definitivamente excluidas si su valor era cero, a lo que la Fundación CAM respondió amortizando con un valor de cero euros las cuotas participativas de la antigua caja de ahorros; una decisión que provocó que los inversores que tenían estos títulos perdieran todo el dinero que tenían en estos valores. Demandar es la única opción para los inversores que aún tengan estos títulos.

La vía judicial es el camino para recuperar su dinero como afectado por la estafa de las cuotas participativas de la CAM. En Arriaga Asociados defendemos solicitar la nulidad del contrato y que le devuelvan la cantidad que invirtió. Descubra cómo podemos ayudarle llamándonos a nuestro teléfono gratuito 900 101 775 o escribiéndonos un correo a contacto@arriagaasociados.com

 

 estafa-cuotas-participativas-cam

La CAM articuló sin escrúpulos la estafa de las cuotas participativas.

Fuente: wikimedia.org

 estafa-cuotas-participativas-cam 2

Demande con Arriaga Asociados. Recuperar su dinero es posible.

Acerca del Autor

triangulo
triangulo

Deje su comentario

triangulo

Subir