La larga lucha de los afectados por cuotas participativas de la CAM Reviewed by Momizat on . Los afectados por las cuotas participativas de la CAM llevan años luchando por recuperar su inversión en un producto que se les vendió irregularmente. La nacion Los afectados por las cuotas participativas de la CAM llevan años luchando por recuperar su inversión en un producto que se les vendió irregularmente. La nacion Rating: 0
Inicio » Blog Arriaga Asociados » La larga lucha de los afectados por cuotas participativas de la CAM

La larga lucha de los afectados por cuotas participativas de la CAM

triangulo
  • Los afectados por las cuotas participativas de la CAM llevan años luchando por recuperar su inversión en un producto que se les vendió irregularmente.

  • La nacionalización y posterior venta de la entidad al Sabadell deja en una situación de abandono a miles de afectados.

  • Recuperar su inversión en cuotas participativas de la CAM es posible en los juzgados.

 

Los afectados por cuotas participativas de la CAM retoman sus protestas exigiendo la devolución de sus inversiones, en este caso ante Banco Sabadell por su responsabilidad subsidiaria y por negarse a entregar la información relevante a la causa, además de intentar desvincularse de la responsabilidad subsidiaria que le corresponde. Hay que recordar que recientemente el juez Javier Gómez Bermúdez ha dictado un auto en el que amplía al Santander la responsabilidad civil en la comercialización de las cuotas participativas

Es ya demasiado tiempo el que llevan luchando por recuperar su dinero los afectados por cuotas participativas de la CAM, desde que la entidad emitiera este producto en 2008, y demasiados los avatares que les impiden acceder a su inversión.

La emisión y comercialización de las cuotas participativas de la CAM fue ya un despropósito desde su inicio, y las intenciones de la entidad quedaron muy claras en el momento en que se reservó al tramo minorista el 65,5% de la emisión de 50 millones de cuotas. Hablar de cuotas participativas es hablar de un producto de riesgo elevado y, por tanto, no apto para perfiles de inversores conservadores sin experiencia en este tipo de instrumentos. Respecto a la idoneidad de los partícipes, la CNMV recordó que la CAM iba a realizar a sus clientes un test que le permitiría valorar sus conocimientos y su experiencia inversora. Pero, al parecer, ese cuestionario nunca llegó.

Además, la CAM vendió cuotas participativas sin explicar adecuadamente en qué consistía un producto que, si bien tiene ciertas similitudes a las acciones al poder comprar y venderse en bolsa, dar derecho al dividendo que la entidad acuerde repartir cada año y corresponder su valor a un porcentaje del patrimonio del emisor, se diferencian de éstas en que no otorgan derechos políticos a los partícipes, y en el orden de prelación de créditos los cuotapartícipes se sitúan en el último lugar.

Los problemas financieros que arrastraba la entidad se acrecentaron tras el intento fallido del Banco Base, junto a Cajastur, Caja de Extremadura y Caja Bancaria , y los resultados de las pruebas de solvencia a las que sometió a la entidad la banca europea desvelaron que las pérdidas sin declarar en su balance ascendían a 4.587 millones de euros.

La CAM fue intervenida el 22 de julio de 2011 y un día antes el consejo anunció una OPA de exclusión de sus títulos con la intención de amortizarlos, que suponía una pérdida del 18% de la inversión para quienes las mantenían desde su salida a bolsa en 2008. Una opción, aunque con pérdidas, aceptable para muchos cuotapartícipes que intuían las dificultades que entrañaría recuperar toda su inversión. Pero la esperanza para los afectados por cuotas participativas de la CAM duró apenas unos días; los que el FROB tardó en anunciar que daba marcha atrás a la medida anunciada al considerar que una entidad con unas necesidades de capital de 2.800 millones no podía destinar recursos a amortizar las cuotas.

Los afectados por cuotas participativas de la CAM sufrieron por una parte el maltrato de la entidad que les vendió un producto inadecuado a su perfil sin informar de sus riesgos, pero también del propio Banco de España, que no incluyó en el cuaderno de venta de la entidad ninguna obligación para el comprador referida a estos títulos. Así las cosas, el Sabadell (que adquirió por 1 euro la entidad nacionalizada), nunca ha mostrado disposición a asumir su coste, alegando que se trataba de una inversión que había quedado en el seno de la caja CAM y no en el banco CAM, que fue lo que adquirió.

Dos años después de ser suspendida su cotización en bolsa, la Fundación CAM (la gestora de la Obra Social) decidía amortizar las cuotas participativas, cerrando cualquier aspiración de recuperar los afectados su inversión.

La CAM vendió sus cuotas participativas irregularmente, con el compromiso de que se trataba de un valor seguro, cuando no lo era y lo hizo a perfiles inadecuados. Por eso usted, como afectado, puede recuperar toda su inversión en este producto.

En Arriaga Asociados podemos ayudarle solicitando al juez la nulidad de su contrato así como la devolución de la cantidad que invirtió. Infórmese llamando al teléfono gratuito 900 101 775 o escribiendo al correo electrónico contacto@arriagaasociados.com

 cuotas-participativas-cam

No dé por perdido su dinero si es uno de los miles de afectados por las cuotas participativas de la CAM.

Fuente; wikimedia.org

 

 cuotas-participativas-cam 2

El Sabadell siempre se ha desvinculado de su responsabilidad con los afectados.

Fuente; wikimedia.org

 

Acerca del Autor

triangulo
triangulo

Deje su comentario

triangulo

Subir