De lunes a viernes de 8 - 21:30h · Sábados, domingos y festivos de 9 - 21h
Servicios
Home / Blog Arriaga y Asociados / La salida a bolsa de Bankia: un fraude avalado por el gobierno y los reguladores

La salida a bolsa de Bankia: un fraude avalado por el gobierno y los reguladores

Autor: Jesús María Ruiz de Arriaga Remirez

Las acciones cotizan ahora a 1,50 euros, un precio insuficiente para poder recuperar el dinero que invirtieron los compradores

No es la primera vez que decimos que si alguien mira con detenimiento el folleto de la salida a bolsa de Bankia puede apreciar una de las ofertas públicas de venta (OPV) más macabras e inconsistentes de la historia de la bolsa española. Contenía información falsa sobre la situación financiera del banco y se diseñó para captar dinero y salvar a la entidad.

Como consecuencia de ello, Bankia ha dejado un mar de números rojos para los inversores que compraron al calor de unas operaciones a las que les otorgó el rango de cuestión de Estado, pero que no eran correctas. Bankia cotiza hoy al precio de 1,50 euros, insuficiente aún para poder recuperar el dinero que invirtieron los 347.000 pequeños inversores a los que atrapó.

Se trató por tanto, de una operación ruinosa para sus accionistas. Un fraude en toda regla que sin la connivencia del Gobierno, el Banco de España y, en el caso concreto de Bankia, de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), que hizo la vista gorda en cuestiones tan capitales como el prorrateo de las acciones, nunca habría salido adelante. Miles de accionistas estarían hoy agradecidos, todo sea dicho.

 Rato ideo la salida fraudelenta de Bankia a Bolsa commons.wikimedia.org

Rato ideó la salida fraudelenta de Bankia a Bolsa

FUENTE: commons.wikimedia.org

 

A marchas forzadas, obligada por la presión de la ministra Elena Salgado, Bankia inició en marzo de 2011 los trámites para salir a bolsa. Auditores, banqueros de inversión y el equipo directivo tuvieron que poner en orden una casa que acababa de recibir 4.465 millones de euros del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

Por primera vez, hubo que vender en bolsa un grupo sin ningún tipo de historial bursátil, con un gran agujero inmobiliario, con estados financieros deslavazados fruto de la fusión de siete entidades y en pleno desplome de los mercados internacionales. Aunque se hubiera encomendado a la divina providencia, esa operación no habría salido nunca bien. Como así vemos que ha ocurrido.

Rodrigo Rato se rodeó de lo mejor de lo mejor: Bank of America-Merrill Lynch, Deutsche Bank, JP Morgan y UBS. Éstos, junto con la propia Bankia dirigieron la operación. Mientras, Uría Menéndez y Davis Polk & Wardwell montaron todo el aparataje legal. Pero nada evitó el fracaso de una operación abocada al fracaso desde el principio.

 Bankia tuvo que salir a bolsa para conseguir dinero y no hundirse FUENTE es.wikimedia.org

Bankia tuvo que salir a bolsa para conseguir dinero y no hundirse

Fuente: es.wikimedia.org

 

El grupo salió a Bolsa con un valor por la acción de 3,75 euros. El objetivo era sacar la operación adelante sí o sí y cumplir con las exigencias del Gobierno. Para ello, Bankia tenía una estrategia comercial perfectamente definida para captar adeptos. A los que compraron al menos 1.000 acciones, Bankia les eximía del pago de comisiones en los productos bancarios adquiridos en el grupo. Además, permitía a los clientes cancelar sin penalización cualquier tipo de producto (por ejemplo un depósito) para acudir a la oferta. Los directores de sucursales aseguraban que las acciones tendrían una rentabilidad por dividendo del 7% y que el valor saldría con un suculento descuento del 30%.

 

Pero poco después de la salida a bolsa el resultado ya pudimos comprobar que fue desolador. Los miles de inversores que cargaron con el peso de la operación y adquirieron acciones por valor de entre 1.000 y 250.000 euros perdieron en cuestión de escasos 9 meses un montón de dinero porque las acciones cayeron estrepitosamente. Y muchos de los que recibieron acciones a cambio de sus preferentes y deuda subordinada vieron como el canje les salía a precio de oro: perdieron un 35% en poco más de un mes.

 

Por todo ello, consideramos que la propia realidad no tardó mucho en demostrar que la OPV de Bankia era un trampa ideada para engañar los clientes y puesta al servicio de una entidad en situación desesperada a la que había que salvar por la vía de la bolsa con el único argumento de que disponían del tamaño suficiente y de que sus cuentas financieras eran las mejores.

 

Toda esta compra de acciones de Bankia, pues, puede ser demanda en los juzgados y usted podría recuperar el dinero que invirtió. No tiene por qué asumir la pérdida de valor de la acción, porque usted invirtió engañado. En Arriaga Asociados podemos ayudarle demandando a Bankia, a la que solicitaremos la nulidad de la compra de acciones por vicio en el consentimiento, y le reclamaremos daños y perjuicios por todo lo que hizo en su salida a Bolsa. Llámenos al 900 101 775 o escríbanos a contacto@arriagaasociados.com y expónganos su caso. Sin compromiso, le asesoremos lo mejor.

 

 

 

Comentarios (0)
Déjanos tu opinion

*

*

contacta con nosotros
Whatsapp
668 887 400
Agrega nuestro número a tu agenda y comunicate con nosotros por Whatsapp.
Horario:
Lunes a viernes de 9:00 a 19:00h.