El ministro de Economía defendió a ultranza la venta de todas las preferentes bancarias Reviewed by Momizat on . 10 años después de su emisión, los afectados siguen acudiendo a los juzgados para recuperar su dinero   Por mucho que intente disimular ahora, el ministro de Ec 10 años después de su emisión, los afectados siguen acudiendo a los juzgados para recuperar su dinero   Por mucho que intente disimular ahora, el ministro de Ec Rating: 0
Inicio » Blog Arriaga Asociados » El ministro de Economía defendió a ultranza la venta de todas las preferentes bancarias

El ministro de Economía defendió a ultranza la venta de todas las preferentes bancarias

triangulo

10 años después de su emisión, los afectados siguen acudiendo a los juzgados para recuperar su dinero

 

Por mucho que intente disimular ahora, el ministro de Economía, Luis de Guindos, hizo en su momento una defensa a ultranza de la venta de las participaciones preferentes. Estos títulos de inversión, que han arruinado a miles y miles de pequeños ahorradores, fueron consentidos por el Ministerio de Economía actual, a pesar de que fueron un invento de los bancos y cajas de ahorro rescatadas, para obtener financiación de institucionales y particulares sin perder poder político en las entidades.

 

Basta recordar que el titular de Economía fue, antes de llegar al Gobierno, el máximo responsable de Lehman Brothers en España y Portugal y vendió personalmente las bonanzas de estos productos tóxicos, desde que ocupó este cargo en el año 2006 y hasta 2008, fecha de la quiebra del gran banco de inversión estadoundiense por las hipotecas subprime.

 The Future of the Eurozone: Luis de Guindos Jurado

El ministro de Economía ensalzo desde 2006 y hasta 2008 la venta de preferentes

FUENTE: en.wikipedia.org

 

La pesadilla para miles de preferentistas persiste actualmente, tras más de 10 años desde que comenzara a comercializarse este tipo de productos que se colocaban, mayoritariamente, entre inversores que no tenían ni idea de lo que firmaban, pero que lo hicieron porque confiaban en los directores de las entidades financieras, bajo la promesa de una alta rentabilidad de por vida. Lo que no explicaban, es que a diferencia de la deuda, el dinero principal no se podía recuperar, porque es un producto hibrido que condiciona la rentabilidad a los resultados de la entidad, pero que es como las acciones, si se pierde, se pierde también lo invertido.

 

Las participaciones preferentes son bonos de deuda perpetua. A diferencia de otros productos financieros, no tienen vencimiento, lo que significa que el banco no tiene por qué devolver el capital inicial si no quiere, algo similar a lo que ocurre con las acciones. ¿Por qué comprar un producto financiero si el capital principal no tiene por qué recuperarse? Los comerciales dedicados a esta venta tenían órdenes de vender estas preferentes fuera como fuera, y en un gran número de casos de forma muy poco clara, sin detallar riesgos, con un lenguaje llano y un mensaje de tranquilidad a los clientes, que confiaban en ellos porque eran los banqueros de toda la vida.

 Los bancos rescatados vendieron preferentes tras el escandalo de Lehman Brothers FUENTE flickr.com

Los bancos rescatados vendieron preferentes tras el escándalo de Lehman Brothers

FUENTE: flickr.com

 

La rentabilidad de este producto era muy alta, de entre un 7% y un 10%, y sólo las podían emitir aquellas entidades financieras con beneficios. En plena época dorada del sector inmobiliario, el sistema financiero español registraba enormes beneficios, y se los repartían entonces 95 entidades financieras, de las que ya quedan menos de la mitad. Tras el estallido, las preferentes se comportan como acciones, pierden valor y no se pagan intereses. Es entonces cuando empezó la batalla en los tribunales para recuperar el dinero. Una batalla que 10 años después, aún sigue reuniendo a miles de afectados que acuden a la vía judicial para recuperar su dinero.

 

Afortunadamente, los juzgados están dando la razón a los afectados por las preferentes, pero lo que resulta increíble es que nuestro actual ministro de Economía defendiera en su momento esta venta y no haya hecho nada para que las personas recuperen su dinero. Bueno, sí que hizo: un sistema de arbitraje que resultó igual de engañoso para los perjudicados que la venta de preferentes en su momento.

 

Así que aunque haya pasado ya todo este tiempo, en Arriaga Asociados les recomendamos que acudan a los juzgados e interpongan una demanda civil individual contra los bancos y cajas que les vendieron las preferentes. La batalla se está ganando de esta forma y los afectados están recuperando su dinero con intereses. Llámenos a nuestro teléfono gratuito, 900 101 775, y le daremos una cita (también gratuita) para que nuestros abogados estudien su caso. Podemos ayudarles a hacer valer sus derechos.

Acerca del Autor

triangulo
triangulo

Deje su comentario

triangulo

Subir