¿Le interesa a mi familia la empresa familiar? Reviewed by Momizat on . *La motivación de la familia en la empresa familiar dependerá del atractivo que tenga * Todo empresario familiar ha tenido dudas sobre si sus descendientes será *La motivación de la familia en la empresa familiar dependerá del atractivo que tenga * Todo empresario familiar ha tenido dudas sobre si sus descendientes será Rating: 0
Inicio » Blog Arriaga Asociados » ¿Le interesa a mi familia la empresa familiar?

¿Le interesa a mi familia la empresa familiar?

triangulo

*La motivación de la familia en la empresa familiar dependerá del atractivo que tenga

* Todo empresario familiar ha tenido dudas sobre si sus descendientes serán capaces o sabrán gestionar la empresa familiar

* Si los hijos no quieren o pueden hacerse cargo de la empresa familiar, hay más opciones

 

A la hora de plantearse su sucesión en la empresa familiar, todo empresario ha tenido dudas sobre si sus descendientes serán capaces, estarán dispuestos o sabrán gestionar la empresa familiar. Es una de las problemáticas que primero se ponen sobre la mesa cuando un empresario familiar acude a Arriaga Asociados para que el ayudemos a planear cómo se organizará todo en la empresa cuando él no esté.

Porque, ¿cómo saber hasta qué punto tiene interés la familia en la empresa familiar? ¿Es viable el modelo hereditario en la empresa familiar? Si el empresario se plantea la duda cuando está enfocando su sucesión para dar continuidad a la empresa familiar, es importante conocer hasta qué punto la familia, y por tanto los herederos de la empresa, pueden estar o no interesados en el negocio, pues esto condicionará sobremanera la elección del sucesor.

No hay que olvidar que los hijos han vivido, desde su perspectiva como niños, jóvenes y adultos, la empresa familiar como un miembro más de la familia.  Una de las claves para hacerlo más fácil es que la familia tenga claro que el empresario va a retirarse, que lo haya decidido y que haya planificado cuándo y cómo, y que cuenta con ellos.

Conforme la empresa se hace grande, los hijos de la familia empiezan a decidir su futuro y el empresario entra en una edad madura, y es en ese momento en el que se suele buscar que la empresa perdure en manos de la familia. Y justo ahí es donde podemos necesitar asesoramiento y empezar a pensar en el sucesor. Ante esta situación, puede ser que los hijos muestren todo el interés del mundo o más bien o contrario.

Podemos encontrarnos, en este sentido, diferentes escenarios: puede ser que los hijos estén preparados y dispuestos a asumir la sucesión de su padre/madre en la empresa familiar, en el mejor de los casos. Pero puede ser que los hijos no tengan intención de dedicarse a la empresa familiar o, sencillamente, no estén preparados.

Los herederos pasar‡n por diferentes etapas antes de decidir si entran o no a gestionar la empresa familiar FUENTE pixabay.com

Los herederos pasarán por diferentes etapas antes de decidir si entran o no a gestionar la empresa familiar

FUENTE: pixabay.com

¿Qué hace el empresario familiar en este caso? La duda sobre quién debe ser el sucesor es el primer paso para pensar en la sucesión, y muchos de nuestros clientes acuden a nosotros por este motivo: saber si han elegido bien y qué deben tener en cuenta. Y es que no es lo mismo haber creado la empresa, como le pasa al fundador, con todo el sudor y esfuerzo, que heredarla ya en marcha. En las sucesivas generaciones este sentimiento personalista se va perdiendo, a no ser que algún empresario haya pasado toda su vida en ella o haya tenido que reorientar o refundar la empresa hasta el punto de hacérsela suya, como su proyecto personal. Los posibles sucesores difícilmente van a considerar la empresa como algo propio o, como mínimo, como fruto de sus competencias, de su habilidad o de su esfuerzo; siempre será la empresa de su padre o de su madre.

Por eso, es importante que el empresario familiar reflexione mucho sobre quién debe heredar la empresa. En muchas ocasiones, esto será decisivo para la supervivencia de la empresa. Y puede ser que tenga que elegir un sucesor entre varios de sus hijos.

Además de los hijos, el empresario debe contemplar otras opciones para la empresa familiar cuando él no esté: puede dejar a los hijos solo la propiedad (y no la gestión), que a su vez puede poner en manos de profesionales ajenos a la familia. O bien, llegado el momento, puede decidir vender la empresa. Los hijos seguirán heredando los frutos de su trabajo y no lo dilapidarán.

En Arriaga Asociados hemos observado en nuestros clientes que es muy importante cómo se hable en el ámbito familiar de la empresa. El tono con que se habla de la empresa o su dedicación a ella, tal vez enfrentada a su atención a los hijos, puede marcarla como algo agradable o como algo a evitar, o simplemente como una competidora por el cariño de la figura paterna. Puede ser la clave para que los hijos quieran y se preparen para ser sucesores.

Segœun c—mo se trate el tema de la empresa familiar desde la infancia, los hijos estaran mas o menos dispuestos a formar parte de ella FUENTE pixabay.com

Según cómo se trate el tema de la empresa familiar desde la infancia, los hijos estarán más o menos dispuestos a formar parte de ella

FUENTE: pixabay-com

Si finalmente los hijos se hacen cargo de la empresa, no se implicarán de lleno hasta que estén seguros de que su visión de futuro de la empresa coincide con la del empresario.

En conclusión, es importante plantearse la sucesión casi desde que los herederos son pequeños y la empresa empieza a dar sus frutos. En Arriaga Asociados podemos ayudarle a pensar en la sucesión y de esta manera, encauzar, legal y jurídicamente, a los herederos para que lo sean. Puede pedirnos una cita, llamándonos a nuestro teléfono gratuito 900 101 775.

Acerca del Autor

triangulo
triangulo

Deje su comentario

triangulo

Subir