Caja Duero emitió, sólo en 2009, cerca de 600 millones en subordinadas Reviewed by Momizat on . En junio de ese año, la agencia de calificación Moodys rebajó la fortaleza financiera de la entidad, pero las siguió ofreciendo a particulares   La documen En junio de ese año, la agencia de calificación Moodys rebajó la fortaleza financiera de la entidad, pero las siguió ofreciendo a particulares   La documen Rating: 0
Inicio » Blog Arriaga Asociados » Caja Duero emitió, sólo en 2009, cerca de 600 millones en subordinadas

Caja Duero emitió, sólo en 2009, cerca de 600 millones en subordinadas

triangulo

En junio de ese año, la agencia de calificación Moodys rebajó la fortaleza financiera de la entidad, pero las siguió ofreciendo a particulares

 

La documentación que servía de base a la contratación de este producto era engañosa, incompleta, desfasada e incoherente

 

Cada vez que echamos la vista atrás en el escándalo de las preferentes y las subordinadas es inevitable no echarnos las manos a la cabeza. Caja Duero emitió, sólo en el año 2009, cerca de 600 millones en subordinadas vulnerando principios y derechos básicos e imperativos de la normativa bancaria, en beneficio propio y en perjuicio de los ahorradores minoritarios.

 Caja Duero emitio en 2009 600 millones en subordinadas FUENTE commons.wikimedia.org

Caja Duero emitió en 2009, 600 millones en subordinadas

FUENTE: commons.wikimedia.org

 

Además de no procurar la información debida a los suscriptores, Caja Duero  se servía para la contratación de las obligaciones subordinadas de una documentación que era engañosa, incompleta, desfasada e incoherente, motivo por el que muchas personas vieron como el dinero depositado en este complejo producto se esfumaba y pasaba a tener valor de cero euros. La solución, para mucha de esa gente, ha pasado por interponer una demanda sobre responsabilidad civil a la entidad por mala praxis financiera, y, afortunadamente, los juzgados están dando la razón a la mayoría de los afectados.

 

En 2009, en un momento de aversión creciente al riesgo y crisis de confianza entre los agentes financieros, las entidades financieras españolas en general, y las cajas de ahorros en particular, procedieron a colocar en 2009 instrumentos híbridos por importe de 20.000 millones de euros aproximadamente. En el caso de Caja Duero, como les decimos, la entidad tenía un saldo vivo en este tipo de productos de cerca de 600 millones de euros.

 

Derivado de la crisis financiera, gran parte de las entidades financieras sufrieron problemas de solvencia más o menos graves, en función de su solidez y exposición a la crisis económica. Por esta razón, desde la Unión Europea se instó a la realización de los famosos test de estrés para evaluar las necesidades de financiación y el grado de solvencia de las entidades españolas. Caja Duero, hoy Banco Ceiss, no superó las pruebas de resistencia y, por lo tanto, requirió  de la intervención de las autoridades nacionales para asegurar su sostenibilidad. Los perjudicados por las medidas de reestructuración fueron, en su mayor parte, los tenedores de subordinadas.

 

Todos estos hechos, conocidos por Caja Duero, como conocidas eran por la entidad las consecuencias de tales acontecimientos, no fueron advertidos en modo alguno a los clientes a os que se vendió y seguía vendiendo el producto, que actuaron en todo momento guiado por la directrices de la entidad financiera.

 

Especial  consideración,  por  su  gravedad,  merece  el   contenido  del hecho relevante comunicado por Caja Duero a la CNMV, de fecha 16 de junio de 2009, mediante el cual la entidad financiera ponía en conocimiento del supervisor que la agencia de calificación Moodys había rebajado sustancialmente la fortaleza financiera y capacidad crediticia de Caja Duero. Pero la entidad, sabiendo todo esto, siguió colocando subordinadas a más personas durante más tiempo después. Y, de hecho, llegó a tener las subordinadas como el producto campaña para vender durante todo el 2009.

 

Hay que recordar de nuevo que las obligaciones subordinadas están vinculadas directamente con la solvencia del emisor; si esta solvencia se ve comprometida y la entidad oculta datos tan esenciales como estos, está incurriendo en clara responsabilidad por mala praxis financiera.

Lamentablemente todo lo apuntado resultó ser cierto, pues Caja Duero no superó los test de estrés impuestos por la Unión Europea para evaluar las necesidades de financiación y el grado de solvencia de las entidades españolas. Caja Duero no superó la prueba, motivo por el que hubo de intervenir el FROB asumiendo las pérdidas de la entidad.

 OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Caja Duero no podía garantizar las subordinadas pero siguió emitiéndolas

FUENTE: commons.wikimedia.org

 

Por tanto, a día de hoy ya ha quedado más que claro que la colocación a miles de personas de las obligaciones subordinadas les acabó generando un valor de cero euros, de acuerdo con el hecho relevante de 25 de junio de 2014, pues las acciones de Unicaja en las que se transformaron los bonos necesaria y contingentemente convertibles en acciones de Banco Ceiss y que finalmente, después de complejas vicisitudes, han terminado por ser acciones de Unicaja, no cotizan en ningún mercado secundario.

 

Por eso, mucha gente se acogió a la vía judicial para recuperar todo su dinero. Y así está sucediendo hasta ahora: lo están recuperando. Desde Arriaga Asociados les animamos a que demanden a Caja Duero si ustedes también compraron subordinadas. La Justicia acaba dando la razón a los afectados y al final, las sentencias son mayoritariamente condenatorias para esta antiguas caja, integradas hoy en Banco Ceiss. En nuestro despacho lo estamos comprobando.

 

Ante cualquier duda o necesidad de asesoramiento, pueden llamarnos al teléfono gratuito 900 101 775, sin ningún compromiso. Les ayudaremos a que consigan su dinero.

 

 

Acerca del Autor

triangulo
triangulo

Deje su comentario

triangulo

Subir