La realidad “sin maquillar” de las cuentas y acciones de Bankia Reviewed by Momizat on . A 30 de septiembre de 2011, el patrimonio neto se torna negativo y la entidad entra en causa de disolución   La realidad “sin maquillar” de las cuentas y a A 30 de septiembre de 2011, el patrimonio neto se torna negativo y la entidad entra en causa de disolución   La realidad “sin maquillar” de las cuentas y a Rating: 0
Inicio » Acciones Bankia » La realidad “sin maquillar” de las cuentas y acciones de Bankia

La realidad “sin maquillar” de las cuentas y acciones de Bankia

triangulo

A 30 de septiembre de 2011, el patrimonio neto se torna negativo y la entidad entra en causa de disolución

 

La realidad “sin maquillar” de las cuentas y acciones de Bankia, es muy clara: “a 30 de septiembre de 2011, el patrimonio neto se torna negativo y la entidad entra en causa de disolución”. Así la resumimos nosotros y la mayoría de expertos financieros. No hay vuelta de hoja.

 

La salida a Bolsa de Bankia puede llegar a ser la mayor estafa de nuestra historia, según han puesto de manifiesto los peritos del Banco de España. Una estafa para los que compraron sus acciones y preferentes, y para todos los ciudadanos, que hemos puesto 22.500 millones de euros para el rescate de Bankia. El informe da a entender que toda la historia de la entidad fue una farsa, desde la fusión de las cajas hasta su rescate, pasando por la escandalosa salida a bolsa. Y los máximos responsables, mientras tanto, cobrando bonus ilegales y tirando de tarjetas black.

Las cuentas de Bankia sin maquillar no hubieran hecho posible la salida a Bolsa de la entidad FUENTE cbk-zam.wikipedia.org

Las cuentas de Bankia sin maquillar no hubieran hecho posible la salida a Bolsa de la entidad

FUENTE: cbk-zam.wikipedia.org

 

Las cuentas de Bankia, sin maquillar, escondían ya en el año 2010 un deterioro provocado por el estallido de la burbuja inmobiliaria que era evidente para los gestores de la entidad, según esos informes periciales, y que sí se reflejó en otras que ya habían pasado a ser controladas por el FROB. Según uno de los peritos del Banco de España, el beneficio neto declarado de 529 millones era en realidad una pérdida de 62 millones. El otro señaló que el propio BFA (Banco Financiero de Ahorros), matriz de Bankia, acometió ajustes adicionales por la combinación de negocios de las siete cajas por valor de 3.931 millones en 2011, algo que debió hacerse un año antes: “no puede alegarse desconocimiento de este deterioro a 31 de diciembre de 2010, porque BFA tenía la información necesaria, o estaba a su alcance conseguirla, para establecer la correcta valoración de los activos“. Pese a ello, Deloitte revisó sus propias cuentas y firmó la auditoría sin salvedades, y el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, no dijo nada de nada.

 

Que BFA era inviable y que tanto los gestores de la entidad como las autoridades lo sabían quedó de manifiesto en la necesidad de captar capital privado para sostenerlo como fuera. Para ello, en 2011 se segregó el negocio bancario limpio de los activos más tóxicos con la creación de Bankia (BFA se convirtió en un banco malo), que fue lo que se sacó a bolsa en julio para tratar de atraer a unos inversores que no se fiaban ni de la entidad ni del país, con la prima de riesgo desbocada.

Las cuentas de Bankia hacian inviable la entidad, pero el Banco de Espana no dijo nada FUENTE flickr.com

Las cuentas de Bankia hacían inviable la entidad, pero el Banco de España no dijo nada

FUENTE: flickr.com

 

Y esta salida al parqué se convirtió en una cuestión de Estado: había que salvar a Rodrigo Rato como fuera. De ahí que se pidiera a los principales bancos y aseguradoras del país que hicieran su ‘donativo’, que la red comercial tratara de vender masivamente acciones a todos los clientes que pasaran por las oficinas (al final fueron más de 300.000) y que incluso se presionara a las empresas que estaban en mora con la entidad para que acudieran a la OPV a cambio de hacer la vista gorda con “lo suyo”.

 

También las cuentas incluidas en el folleto, registrado en la Comisión Nacional del Mercado de Valores, sin maquillar decían mucho:  en marzo de 2011 (la última fecha incluida en ese folleto las cuentas reales de Bankia deberían haber reflejado unas pérdidas de 864,67 millones en el primer trimestre en vez del beneficio de 64,16 millones que se incluyó en el documento; y sin salvedades por parte de Deloitte, por supuesto. Unas cuentas que no cumplían con las normas del Bando de España, siempre según uno de los peritos, sin que el supervisor se diera por enterado.

 

Ni con todo eso fue suficiente. Hubo que bajar el precio hasta ofrecer un descuento del 74% sobre el valor teórico contable de la entidad, 3,75 euros. Y aun así, los inversores extranjeros se negaron en redondo a comprar. Gracias a la demanda artificial española se logró salvar la oferta y que las cajas mantuvieran más del 50% del capital de Bankia para no tener que transformarse en fundaciones (cuanto más bajo el precio, más porcentaje se colocaba); concretamente, se quedaron con el 52%.

 

Esta situación de quiebra técnica, sumada al deterioro de la economía española, la mala gestión de la empresa y la “pésima calidad del seguimiento del riesgo de crédito”, destrozaron las cuentas del ejercicio completo de 2011. La entidad intentó maquillarlas una vez, aunque esta vez el socio de Deloitte Francisco Celma, que había aceptado todos las situaciones hasta la fecha, se plantó. Las razones no están claras, según los informes de los peritos, puesto que algunos implicados aseguran que pretendía poner dos salvedades (el deterioro del valor de Bankia en BFA y los créditos fiscales), mientras que otros hablan solamente de retrasos en la recepción de la información. Sea como fuere, Bankia debería haber presentado unas pérdidas del ejercicio de 1.830 millones (las verdaderas cuentas de Bankia “sin maquillar”) que en el caso de BFA se elevarían hasta la brutal cifra negativa de 4.570 millones.

 

Esas son las auténticas cifras y no las que utilizó Bankia para dar apariencia de solvencia y poder vender las acciones a los clientes minoristas. Por tanto, como los informes periciales están bastante claros y, además, el artículo 28 de la Ley del Mercado protege a los accionistas de Bankia; nosotros desde Arriaga Asociados le recomendamos que presente una demanda contra la entidad para recuperar todo su dinero.  Llámenos a nuestro teléfono gratuito 900 101 775 y pida una cita gratis para que estudiemos su caso y le informemos de su derechos, sin coste ni compromiso alguno.

Acerca del Autor

triangulo
triangulo

Deje su comentario

triangulo

Subir