Lecciones para los empleados de los bancos a la hora comercializar las preferentes Reviewed by Momizat on . Qué no y que sí decir para que las personas acabaran contratando el producto   Si bien es cierto que muchos empleados desconocían el producto que estaban c Qué no y que sí decir para que las personas acabaran contratando el producto   Si bien es cierto que muchos empleados desconocían el producto que estaban c Rating: 0
Inicio » Blog Arriaga Asociados » Lecciones para los empleados de los bancos a la hora comercializar las preferentes

Lecciones para los empleados de los bancos a la hora comercializar las preferentes

triangulo

Qué no y que sí decir para que las personas acabaran contratando el producto

 

Si bien es cierto que muchos empleados desconocían el producto que estaban comercializando, otros, por el contrario, estaban aleccionados sobre cómo comercializar las preferentes. Qué decir, qué hacer y, lo más importante, qué no decir y qué palabras evitar porque sonaban mal, fue esencial para que muchos pequeños ahorradores  acabaran suscribiendo este producto.

 

Muchos de los empleados de los bancos recibieron lecciones para comercializar las preferentes. Véase, por ejemplo, evitar la palabra “perpetuidad”, omitida por ser tabú. A los clientes no había que decirles que su inversión era perpetua. Las entidades comercializaron este producto conforme les convenía.

 muchos empleados de los bancos recibieron lecciones para vender preferentes FUENTE pixabay.com

Muchos empleados de los bancos recibieron lecciones para vender las preferentes

FUENTE: pixabay.com

 

Como las participaciones preferentes suponían el cobro de cupones  periódicamente, al ahorrador se le decía en muchas ocasiones que el producto financiero que iba a contratar era un depósito a plazo fijo.

 

Los ahorradores descubrieron que habían suscrito un producto diferente al que se les comercializó cuando intentaron recuperar el dinero invertido y no pudieron.

 

Pero aún recibieron los empleados más lecciones para poder comercializar las preferentes, como decir que era un producto pensado para clientes preferentes, y que por eso se llamaban así. Había que decir, además, que sólo se ofrecía a personas que llevaban mucho tiempo en las entidades como  manera de  agradecer la confianza depositada en éstas.

 

Ante tal situación, muchos preferentistas han acudido la vía judicial para  hacer valer sus derechos y recuperar su inversión, aunque  es cierto que también ha habido otros que han aceptado canjes, arbitrajes, conversiones en acciones, perdiendo parte de lo invertido.

 Los bancos vendieron las preferentes como plazos fijos y sin decir que eran perpetuas FUENTE pixabay.com

Los bancos vendieron las preferentes como depósitos a plazo fijo y sin decir que su vencimiento era perpetuo

FUENTE: pixabay.com

 

En Arriaga Asociados, hemos atendido a multitud de clientes de diferentes bancos y cajas aquejados por este mal y el resultado hasta la fecha ha sido siempre positivo.

 

Los juzgados  están estimando de forma masiva las demandas presentadas, al existir, por lo general, una defectuosa comercialización y, como consecuencia, una  nulidad en la contratación.

 

Y es que, la claridad y comprensibilidad de la información son condiciones indispensables para cumplir con los deberes de transparencia exigibles legalmente.

 

Si usted también fue uno de los afectados por la comercialización de participaciones preferentes u obligaciones subordinadas, no dude en informarse. Seguro que a usted también le vendieron el producto siguiendo los patrones de estas lecciones dadas a los bancos. Llámenos al teléfono gratuito de nuestro despacho, 900 101 775, y un abogado de Arriaga Asociados le informará sin coste ni compromiso alguno.

 

 

 

Acerca del Autor

triangulo
triangulo

Deje su comentario

triangulo

Subir