La compra de Valores Santander obligaba a adquirir un bono convertible en acciones del banco Reviewed by Momizat on . El cliente, sin saberlo, invertía en el Banco sin la posibilidad de poder vender las acciones   Los Valores Santander eran y son un producto financiero que El cliente, sin saberlo, invertía en el Banco sin la posibilidad de poder vender las acciones   Los Valores Santander eran y son un producto financiero que Rating: 0
Inicio » Blog Arriaga Asociados » La compra de Valores Santander obligaba a adquirir un bono convertible en acciones del banco

La compra de Valores Santander obligaba a adquirir un bono convertible en acciones del banco

triangulo

El cliente, sin saberlo, invertía en el Banco sin la posibilidad de poder vender las acciones

 

Los Valores Santander eran y son un producto financiero que durante los años 2007 y 2008, este banco comercializó entre su clientela asimilándolos bajo una falsa apariencia de bono garantizado, y destacando entre sus principales virtudes la retribución de una atractiva rentabilidad al 7,5% el primer año y Euribor +2,75%, para los cuatro siguientes. Sin embargo la presunta seguridad del bono en realidad, no era tal, ya que escondía una venta de acciones del propio banco, a un máximo de cinco años, y no precisamente al precio de cotización en el momento de la venta, sino a un precio prefijado de 16,5 euros por acción.

 Exif-JPEG-422

Los Valores Santander escondían una venta de acciones del propio banco

FUENTE: en.wikimedia.org

 

El cliente, sin saberlo, invertía en el Banco Santander, sin la posibilidad de poder vender las acciones. Es decir, no contrataba un bono simple cuya rentabilidad era la mencionada, (como decía la entidad en la publicidad que tenía), sino un bono que generaba a su vez la obligación de convertirse, a su vencimiento, en acciones del banco, con lo que el cliente asumía el riesgo de la Bolsa (invertir en el Banco Santander) sin las ventajas de poder vender en cualquier momento.

 

Como en tantos otros productos comercializados por los bancos de nuestro país, la información transmitida por parte de las entidades hacia sus clientes ha sido, en la mayoría de los casos, insuficiente, puramente verbal y sin la entrega a su vez de folletos informativos claros en los que se dijera la auténtica verdad de los productos. En el caso del folleto de los Valores Santander, éste fue depositado en la Comisión Nacional del Mercado de Valores en septiembre del año 2007. Pero, de nuevo, la información facilitada omitía de forma clara cualquier mención a los riesgos que entrañaban los Valores Santander en cuestión y que eran, básicamente, tres, como ya les hemos detallado en otros artículos:

 

1.- Riesgo de intereses: los beneficios prometidos sólo se abonan si hay beneficio distribuible.

 

2.- Riesgo de mercado: Dicho riesgo consiste en que las condiciones de mercado y su evolución pueden derivar en que los títulos coticen por debajo de su valor nominal, y por tanto, generen pérdidas a los inversores.

 

3.- Riesgo de emisor: Consiste al igual que en el caso de las preferentes, en que en un hipotético caso de insolvencia del emisor, el cliente no cobraría por los beneficios derivados del cupón o las acciones.

 Los Valores Santander tenian riesgos, pero el banco no informo de ellos ni hizo test de idoneidad a sus clientes FUENTE commons.wikimedia.org

Los Valores Santander tenían riesgos, pero el banco no informó de ellos ni hizo test de idoneidad a sus clientes

FUENTE: commons.wikimedia.org

 

Por lo tanto, a la vista de los riesgos que entrañaba el producto, lo que debería haber hecho el Banco Santander es, previamente a la comercialización de este producto, haber formalizado y realizado, de conformidad con lo estipulado en Ley del Mercado de Valores, los preceptivos test de conveniencia e idoneidad regulados en la normativa Mifid (para los supuestos de comercialización posterior a diciembre de 2007), cuya finalidad no era otra que la de clasificar a los clientes de acuerdo a sus aptitudes y conocimientos, ya que en su mayoría eran minoristas a los que  se ofreció los Valores Santander.

 

Esto hubiera evitado muchos problemas porque aquellas personas que no tuviesen conocimientos financieros suficientes y que no tuviese intención de hacer una inversión compleja y arriesgada que pudiera implicar ver peligrar sus ahorros, no tendrían ahora que recurrir a la vía para conseguir la nulidad de dichos contratos.

 

Pero, aún así, si usted ha sido afectado por la compra de Valores Santander debe saber que puede recuperar su dinero si interpone una demanda civil por nulidad contractual ante el juzgado.

 

Si se pone en contacto con Arriaga Asociados reclamaremos la devolución íntegra del importe que usted abonó en la compra o suscripción de los Valores Santander, así como el abono de una indemnización por las pérdidas patrimoniales.

 

Si considera que se le colocó de forma inadecuada este producto complejo, le aconsejamos que nuestros abogados le informen de las opciones legales que tiene, llamando al teléfono gratuito 900 264 600 y pidiendo una cita, también gratuita, para que estudien su caso. Si prefiere escribirnos un mail, puede hacerlo a la siguiente dirección electrónica: contacto@arriagaasociados.com

 

 

 

Acerca del Autor

triangulo
Número de entradas : 380
triangulo

Deje su comentario

triangulo

Subir