La constructora de mi vivienda no inicia las obras ¿qué hago? Reviewed by Momizat on . Existen fórmulas para paliar estas consecuencias negativas y poder recuperar el dinero entregado a cuenta   Todos tememos cuando entregamos dinero a cuenta Existen fórmulas para paliar estas consecuencias negativas y poder recuperar el dinero entregado a cuenta   Todos tememos cuando entregamos dinero a cuenta Rating: 0
Inicio » Blog Arriaga Asociados » La constructora de mi vivienda no inicia las obras ¿qué hago?

La constructora de mi vivienda no inicia las obras ¿qué hago?

triangulo

Existen fórmulas para paliar estas consecuencias negativas y poder recuperar el dinero entregado a cuenta

 

Todos tememos cuando entregamos dinero a cuenta para una vivienda en construcción que la obra no llegue a buen fin y no nos sea entregada según lo pactado o quizás nunca. Es normal, es nuestro dinero y es lógico que nos preocupe la situación porque compramos sin poder ver la vivienda físicamente, sin saber si las obras va  avanzar o no a buen ritmo su construcción, sin saber si el constructor tendrá los permisos en regla, etc.

Los temores nos invaden. Corremos el riesgo de que durante los dos años que, aproximadamente, dura el proceso de construcción, suceda cualquier incidencia que ponga en peligro la operación: la quiebra de la promotora o la constructora, que las licencias no estén en regla, una huelga, que la financiera suspenda los pagos, etc.

 Si la constructora no inicia las obras o no las concluye podemos recuperar el dinero entregado a cuenta FUENTE flickr.com

Si la constructora no inicia las obras o no las concluye podemos recuperar el dinero entregado a cuenta

FUENTE: flickr.com

 

Lamentablemente, si sucede alguno de estos hechos lo cierto es que el comprador se encuentre en una situación complicada, porque tendrá que presentar una reclamación, solicitar la devolución de lo pagado, de los daños y perjuicios, sufrir los retrasos en su piel o quizá no llegar a tener nunca su vivienda… Pero, a pesar de todo, podrá hacer valer sus derechos y recuperar su dinero ya que no siempre todo está perdido.

De entrada, existen algunas fórmulas que nos permiten paliar estas consecuencias negativas, y todas ellas pasan por un buen asesoramiento previo y una actitud previsora.

En primer lugar, antes de firmar el contrato de compraventa, hemos de asegurarnos que el vendedor tiene todos los permisos en regla: que el terreno es suyo (según la información que nos dé el Registro de la Propiedad), que hay licencia de obra (según nos informe el Ayuntamiento), que el propio promotor está inscrito en el Registro Mercantil, que nos entregan copia de los planos y toda la documentación a que les obliga la ley, y, sobre todo, que nos entregan el aval bancario o seguro de caución sobre las cantidades dadas a cuenta. Este documento es esencial: es una garantía que ha de suscribir el vendedor, a su costa, y que permite al comprador recuperar dichas cantidades entregadas a cuenta, si la construcción finalmente no llega a buen fin.

El aval bancario es un documento de compromiso, emitido por un banco y que se entrega al comprador. Si la construcción no se inicia o si no llega a buen fin en el plazo convenido, el comprador podrá reclamar al banco la devolución del importe avalado, que deberá ser igual al entregado a cuenta más un porcentaje de intereses anuales.

 El aval bancario es un documento que debemos exigir cuando compramos una vivienda en construccion FUENTE flickr.com

El aval bancario es un documento que debemos exigir cuando compramos una vivienda en construcción

FUENTE: flickr.com

 

Pero ¿qué pasa si no hay aval bancario?  Pues tampoco está todo perdido porque la ley 57/68 sobre percibo de cantidades anticipadas en la construcción y venta de viviendas  ampara al comprador.  Han sido varios los jueces de nuestro país los que, aplicando esta ley, han condenado a los bancos, porque entienden que la entidad bancaria de la promotora, en la cual se depositan las cantidades parciales para la compra de las viviendas, tiene que responder frente a los compradores aunque no se entregara un aval.

La compra de una vivienda es uno de los actos que más inseguridades y temores crea. Paralización de las obras, entrega de llaves fuera de plazo, inexistencia de la cédula de habitabilidad, etc, son solo algunas de las circunstancias que se producen cuando damos el paso de adquirir una vivienda de nueva construcción. Por tanto, si en algún momento nos vemos en esta situación, lo mejor es que un abogado de confianza estudie nuestro caso, nos asesore y nos diga cómo nos protege la ley.

Nosotros, en Arriaga Asociados podemos y sabemos cómo ayudarle en estas situaciones.

Acerca del Autor

triangulo
Número de entradas : 381
triangulo

Deje su comentario

triangulo

Subir