Los productos bancarios complejos se quedan fuera del semáforo de riesgo Reviewed by Momizat on . Después de casi dos años preparándolo, el Gobierno ha dado luz verde al famoso semáforo de colores que clasifica el riesgo de los productos financieros. Aunque Después de casi dos años preparándolo, el Gobierno ha dado luz verde al famoso semáforo de colores que clasifica el riesgo de los productos financieros. Aunque Rating: 0
Inicio » Blog Arriaga Asociados » Los productos bancarios complejos se quedan fuera del semáforo de riesgo

Los productos bancarios complejos se quedan fuera del semáforo de riesgo

triangulo

foto_informes

Después de casi dos años preparándolo, el Gobierno ha dado luz verde al famoso semáforo de colores que clasifica el riesgo de los productos financieros. Aunque la orden ministerial, aprobada hace unas semanas, no entrará en vigor hasta el próximo mes de febrero del 2016, ya se observa que los productos bancarios complejos se quedan fuera de este semáforo de riesgo.

La iniciativa partió en su día del Defensor del Pueblo, a raíz de la estafa de las preferentes, y luego recaló en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Se buscaba una fórmula para evitar que personas con escasos conocimientos financieros entraran en productos arriesgados sin advertir la letra pequeña. Y, aunque en la normativa gubernamental se enfatiza que el objetivo es “garantizar que los inversores particulares conocen los riesgos que asumen con la compra de un determinado activo financiero”, en la práctica el instrumento ni es tan simple ni tan amplio como se pretendía.

El semáforo de riesgo consiste en una gradación de seis colores (del verde al rojo, en función del riesgo) que la entidad bancaria podrá reemplazar, si lo prefiere, por una escala numérica, también del 1 al 6. Los llamados productos de inversión minorista empaquetados, que son aquellos en los que la rentabilidad no depende directamente del valor, sino que está asociada a otros activos subyacentes, quedan excluidos, a la espera de un documento informativo armonizado a nivel de la Unión Europea a partir del 31 de diciembre del 2016. En este grupo están, por ejemplo, los derivados, los depósitos estructurados, los CoCos (las nuevas preferentes) o los Unit Linked, que son un tipo de seguro de vida.

Las entidades de crédito, empresas de servicios de inversión, aseguradoras, gestoras de fondos, etcétera, podrán seguir comercializando estos productos entre sus clientes únicamente con la advertencias en vigor hasta ahora, como el test de idoneidad. También quedan fuera los seguros y fondos de pensiones colectivos y la deuda pública, porque son seguros.

Las advertencias del riesgo (tanto de liquidez como de complejidad), se articulan en una gama de colores o en escala numérica, aunque la división de los productos se hace entre los garantizados (del 1 al 5, en función del plazo de recuperación de la inversión) y los no garantizados (el 6). Se incluyen desde depósitos o planes de pensiones asegurados (1) hasta productos con un plazo de recuperación superior a diez años o garantía por encima del 90% (5).

Por ello, ante esta situación, volvemos a hacer hincapié desde Arriaga Asociados que la información con un experto en derecho bancario y financiero es siempre la mejor opción, antes de un contratar un producto bancario complejo. Y si ya lo ha hecho, y no le advirtieron de los riesgos, infórmese igualmente porque podría recuperar todo su dinero.

Acerca del Autor

triangulo
Número de entradas : 381
triangulo

Deje su comentario

triangulo

Subir