Las 4 trampas de los bonos convertibles del Banco Popular Reviewed by Momizat on . Hace aproximadamente unos cuatro años, los bonos convertibles fueron, sin duda, el producto de moda entre las entidades financieras. Una de ellas, Banco Popular Hace aproximadamente unos cuatro años, los bonos convertibles fueron, sin duda, el producto de moda entre las entidades financieras. Una de ellas, Banco Popular Rating: 0
Inicio » Blog Arriaga Asociados » Las 4 trampas de los bonos convertibles del Banco Popular

Las 4 trampas de los bonos convertibles del Banco Popular

triangulo

Textos

Hace aproximadamente unos cuatro años, los bonos convertibles fueron, sin duda, el producto de moda entre las entidades financieras. Una de ellas, Banco Popular, fue quizá la que más apostó por ellos, ofreciendo atractivas rentabilidades a sus clientes con inversiones a largo plazo.

Pero, ¿fueron de verdad interesantes los bonos convertibles del Banco Popular o había trampas que nos ocultaron? A la vista de los acontecimientos acaecidos en las últimas semanas, podemos decir que, efectivamente, los bonos convertibles del Popular escondían riesgos que nos escondieron a la hora de comercializarlos. Básicamente, fueron éstos:

1.- Alta rentabilidad: Ofrecer una elevada rentabilidad fue la trampa más llamativa de estos bonos convertibles. El Banco Popular los emitió con una rentabilidad al 8% cuando los tipos oficiales se situaban en el 1%.  Cuando el Popular lanzó este producto, por ejemplo, la Letra del Tesoro a un año daba poco más del 2,4% y los depósitos hasta un año rentaban, de media, un 2,68 %.

El problema radicaba en que, tres años después de su emisión, nadie podía saber a ciencia cierta qué iba a pasar con estos bonos, ya que a su vencimiento, el inversor recibiría acciones de la entidad, por lo que la fluctuación del precio de la acción en el Mercado de Valores sería fundamental para conocer la rentabilidad final. Cosa que hemos comprobado que no ha sido rentable y que ha acarreado pérdidas a los clientes, cercanas al 81% de lo que invirtieron.

2.- El plazo: El Banco Popular fijó el precio de conversión de los bonos convertibles antes de la emisión, algo que no era habitual hasta entonces, por encima del valor de las acciones en esos momentos. Un factor que a priori beneficiaba al inversor en el canje final, pero que cuando vencieran, computarían en el capital básico de las entidades ante la elevación de exigencias de Basilea III.

3.- La liquidez: Los bonos convertibles cotizan en el mercado secundario (igual que las preferentes o la deuda subordinada). Esto hacía que fuera muy difícil encontrar contrapartida en este mercado o, en el mejor de los casos, que se pudiera encontrar comprador de esos bonos asumiendo un fuerte descuento sobre el valor nominal. La falta de liquidez era y es el principal riesgo de estos activos. Por eso, los bancos, para compensarlo, solían ofrecer elevadas rentabilidades iniciales.

4.- Los riesgos para el inversor: El principal es que no se recibiría la rentabilidad prometida en caso de que no existiera beneficio distribuible, es decir, que el Banco Popular entrara en pérdidas o decidiera no atender a la remuneración por cuestiones de liquidez y solvencia.

Vamos, que estos productos, a la vista de esta trampas, estaban diseñados para inversores institucionales, y los bancos, una vez más, se los colocaron a los particulares. Así que todos los afectados por los bonos convertibles del Popular deben conocer sus derechos e informarse de su situación porque podrían recuperar todo su dinero.

 

 

 

Acerca del Autor

triangulo
Número de entradas : 380
triangulo

Deje su comentario

triangulo

Subir