Bonos Convertibles del Banco Popular, ¿cómo demandar? Reviewed by Momizat on . Como bien es sabido por todos, en la época de bonanza económica muchas entidades aprovecharon para comercializar una serie de productos que, en base al tipo de Como bien es sabido por todos, en la época de bonanza económica muchas entidades aprovecharon para comercializar una serie de productos que, en base al tipo de Rating: 0
Inicio » Blog Arriaga Asociados » Bonos Convertibles del Banco Popular, ¿cómo demandar?

Bonos Convertibles del Banco Popular, ¿cómo demandar?

triangulo

Bonos convertibles Banco Popular

Como bien es sabido por todos, en la época de bonanza económica muchas entidades aprovecharon para comercializar una serie de productos que, en base al tipo de persona que se vendía (minorista y conservador), no les correspondía. Un claro ejemplo, y, que más efectos mediáticos ha tenido, han sido las Participaciones Preferentes.

Pero no fue únicamente dicho producto el comercializado, sino que también se comercializaron Obligaciones Subordinadas, Bonos Subordinados, Bonos Convertibles, Depósitos Estructurados, Bonos Estructurados, etc.

Años más tarde y con la llegada de la crisis financiera en el año 2008, algunas entidades vieron cómo su liquidez iba mermando con la consecuencia negativa que eso les generó, lo que hizo que utilizaran esos productos complejos para capitalizarse.

Es entonces cuando nos adentramos en el año 2009, en concreto en octubre de dicho año, en donde una entidad, Banco Popular, abría un período de suscripción para la adquisición de un producto que habían denominado como “Bonos Subordinados Necesariamente Canjeables I/2009″.

Dicho producto era comercializado a los clientes minoristas como un “depósito” o como un “bono”, y es que, tal y como se podía ver en la propia orden de suscripción ese activo recibía el siguiente título: “BON.POP.CONV.V.2013″.

Entonces, ¿qué pensaría un señor, cuyos conocimientos financieros son inexistentes, en un producto con dicho título? Lo asemejaría a los bonos, letras del tesoro o productos similares a los que siempre se les ha dado buena fama. Aquellos productos en donde una persona invertía una cantidad de dinero y al cabo de unos años le devolvían dicho dinero invertido, a la vez que, de forma paulatina, le daban un porcentaje equivalente a los rendimientos que dicho producto había generado.

Por ello muchos se lanzaron, sin saber realmente a qué, a la adquisición de dicho producto. El problema no surge por la adquisición de dicho activo, el problema surge en base a cómo se comercializó, ya que como dije antes, a muchos se lo comercializaban como si de un depósito se tratara.

Dichos adquirentes de los bonos se vieron 3 años más tarde, en concreto en mayo de 2012, cómo la entidad les avisaba para que se pasasen por la misma para cambiar dicho producto por uno mejor, argumentándolo de varias maneras:

  • O cambias tu producto por este otro, o te quedas sin tu dinero, o,
  • El banco está pasando por una mala situación y si cambias tu producto por este otro, recuperarás tu dinero ya que será el tiempo suficiente para que la entidad se recupere.

Entonces, los clientes canjearon dichos Bonos Subordinados Necesariamente Canjeables I/2009, por otro con nombre similar, Bonos Subordinados Obligatoriamente Convertible II/2012 (conocidos popularmente por bonos convertibles). Meses más tarde a dicho canje, y según datos del mercado AIAF, el bono estaba valorado en un 20% sobre su valor inicial, por lo que si alguien quería venderlo acabaría perdiendo una gran parte de lo invertido.

Pero, al igual que no sabían que dicho producto estaba valorado en mercado a un precio muy bajo, tampoco sabían que en el año 2015, en concreto el 25 de noviembre de 2015, les convertirían dicho producto por acciones, no pudiendo recuperar su dinero directamente sino a través de la venta de las acciones.

Otro problema añadido a dicha conversión es que, debido al efecto antidilución producido por las continuas ampliaciones de capital realizadas por Banco Popular, vía scrip dividend (es decir, o te dan acciones o te dan el dinero), ha generado que el precio final al que se ha convertido sea de 17,61 €/acción, cuando en el propio mercado bursátil, una acción de Banco Popular se podía adquirir a un precio de 3,32 €, es decir, entre obtener dichas acciones consecuencia de los Bonos o adquirirlo en mercado había una diferencia de 14 €.

Por lo que una persona que invirtió 10.000 € se ha visto que le han dado 567 títulos de Banco Popular, que, al precio que cotizan estos días (unos 2,50 euros aproximadamente), esa persona si vendiera dichos títulos obtendría 1.417 €, es decir, un 85 % menos de la cantidad invertida inicialmente.

Y si yo he sido una de las personas que compró esos Bonos I/2009, ¿qué debería de hacer?

Si esa es la situación en la que te encuentras tienes una oportunidad para recuperar tu dinero, y es a través de la interposición de una demanda ante los tribunales.

No dudes en contactar con nosotros, Arriaga Asociados. Hemos llevado casos de Bonos Subordinados Necesariamente Canjeables I/2009, por lo que te aconsejaremos de la mejor manera posible acerca de cómo actuar ante esta situación.

Acerca del Autor

triangulo
Número de entradas : 9
triangulo

Deje su comentario

triangulo

Subir