De lunes a viernes de 06:00 a 22:00h · Sábados, domingos y festivos de 09:00 a 21:00h
Servicios

La Curatela

Autor: Equipo Arriaga

qué es la curatela

El derecho civil tiene como objetivo, entre otras funciones, regular las  relaciones personales o patrimoniales entre las personas. En ese objetivo de ordenación de las relaciones surgen las figuras de curatela y tutela, orientadas a la guarda y protección de las personas o de los bienes de menores y personas incapacitadas. La diferencia entre una figura y otra radica en el nivel de incapacidad de la persona a la que se aplica. Una persona con incapacidad total y permanente, por ejemplo un enfermo de Alzheimer en estado avanzado, necesitará tutela; para ello será  necesario un informe médico forense que demuestre su estado. Por otro lado, una persona afectada con un trastorno bipolar profundo, puede tener solo dificultades para manejar su vida en el entorno económico, en ese caso se aplicará la curatela ya que tiene capacidad para regir en el resto de aspectos de su vida.

Qué es la curatela

La curatela es la institución jurídica por la que una persona, el curador, complementa la capacidad de un menor, un pródigo o un incapacitado en todos aquellos actos no puedan realizar por sí solos.

El curador no cuida de la persona ni cuida de su patrimonio, simplemente le complementen en aquellos actos en los que le falta capacidad relacionados con el negocio y los actos judiciales.

Las personas sometidas a curatela no necesitan asistencia constante ni ser sustituidos por nadie, solo que les complementen en aquello para lo que les falte capacidad de forma puntual o intermitente.

Es un Juez el que constituye la curatela y el que designa al curador, eligiendo normalmente entre los parientes del sometido a curatela.

Diferencias entre tutela y curatela

El Tribunal Supremo marca las diferencias entre tutela y curatela.

La tutela es la institución de guarda que procede cuando se declara la incapacidad total de una persona, para regir su persona y sus bienes, convirtiéndose el tutor en el representante legal del incapaz tanto en el ámbito personal como en el patrimonial.

La tutela se aplica cuando se trata de una incapacitación total. Es absoluta. Es la forma de apoyo más intensa cuando la persona incapacitada no tiene precisamente esa capacidad .

La curatela se asocia a términos más flexibles. Está pensada para las incapacitaciones parciales. Simplemente se requiere un complemento de capacidad. Sin sustituir a la persona objeto de la curatela.

Se nombra a una persona en función de su grado de discernimiento para que pueda realizar o ayudar a realizar determinados tipos de actos para los que no puede valerse por sí solo, pudiendo ser capaz de valerse para otros.

Tanto el tutor como el curador son designados por un Juez, que supervisará la tutela y la curatela.

Somos especialistas en derecho de familia. Para cualquier duda relacionada con la tutela o curatela puedes ponerte en contacto con nosotros. Llámanos al 900 264 910, la primera cita es gratuita y te daremos la mejor asesoría jurídica adaptada a tu caso.

Comentarios (0)
Déjanos tu opinion

*

*

contacta con nosotros
Whatsapp
668 887 400
Agrega nuestro número a tu agenda y comunicate con nosotros por Whatsapp.
Horario:
Lunes a viernes de 9:00 a 19:00h.