¿Por qué Moodys calificó como bono basura las preferentes de Caja Madrid en 2009? Reviewed by Momizat on . La agencia de calificación aseguró que el producto podía ocasionar graves pérdidas a quien lo adquiriera   Uno de los principales bancos que emitió contrat La agencia de calificación aseguró que el producto podía ocasionar graves pérdidas a quien lo adquiriera   Uno de los principales bancos que emitió contrat Rating: 0
Inicio » Blog Arriaga Asociados » ¿Por qué Moodys calificó como bono basura las preferentes de Caja Madrid en 2009?

¿Por qué Moodys calificó como bono basura las preferentes de Caja Madrid en 2009?

triangulo

La agencia de calificación aseguró que el producto podía ocasionar graves pérdidas a quien lo adquiriera

 

Uno de los principales bancos que emitió contratos de participaciones preferentes en España fue Bankia (antes, Caja Madrid). Entre junio de 2009 y febrero de 2010, Caja Madrid vio como Moody’s calificaba sus participaciones preferentes como “bonos basura”, algo que ya hacía pensar que Caja Madrid podría haber engañado a todos los clientes que habían contratado este producto.

 

Si la entidad hubiera actuado con integridad, tendría que haber comunicado esta calificación a aquellos a quienes les había colocado las preferentes en mayo de 2009, pero no lo hizo. Y, lo que fue peor, en las colocaciones que hizo durante 2010 y 2011, cuando ya la agencia de calificación le había dicho que sus preferentes eran “bonos basura”, Caja Madrid siguió ofreciéndolas y en el folleto informativo dejó constancia de las anteriores calificaciones, para que la gente no pudiera alarmarse.

moody_s accionistas bankia

Moodys calificó como bono basura las preferentes de Caja Madrid en 2009

FUENTE: telecinco.es

 

Moodys dijo exactamente que este producto había sufrido un cambio estructural “ya que nunca antes en la historia conocida y medible de forma agregada a través de índices representativos se habían observado pérdidas de valor tan fuertes y con una volatilidad (riesgo) asociada tan elevada”. E, incluso, añadió que “…a un plazo de cinco años, la volatilidad estimada oscilaría entre un 3,85% y un máximo del 16,0%, siendo la volatilidad media de un 5,19%, pero siendo conscientes de que esta puede ser superior en épocas de inestabilidad de los mercados financieros como la actual y previsiblemente para un futuro inmediato”.

Pero, entonces, ¿por qué se siguió emitiendo preferentes? Pues, sencillamente, porque Caja Madrid-Bankia lograba una gran suma que añadir a los fondos propios obligatorios, aumentaba su solvencia y, todo, sin modificar el reparto accionarial. Además, tampoco tenía que pagar intereses si así le convenía.

Aunque la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) clasificó las preferentes como “productos complejos” y, por tanto, no aptos para inversores conservadores (personas comunes), Caja Madrid-Bankia hizo caso omiso y emitió participaciones preferentes a todas las personas posibles: trabajadores, pequeños ahorradores, jubilados, personas mayores…

El señuelo fue un aparente alto interés (que no era en absoluto seguro ni estable), haciendo uso de la confianza que depositaban las personas en el personal de las sucursales para hacerles creer que era un depósito, cuando en realidad eran algo muy distinto.

Las preferentes de Caja Madrid Bankia eran productos complejos no aptos para inversores conservadores FUENTE flickr.com

Las preferentes de Caja Madrid-Bankia eran productos complejos no aptos para inversores conservadores

FUENTE: flickr.com

Por eso, en Arriaga Asociados estamos consiguiendo desde hace tiempo, en los juzgados, que estos contratos se declaren nulos. Diversas sentencias de juzgados de primera instancia y de Audiencias provinciales así lo han declarado. El efecto de esta nulidad es obligar al banco a devolver el dinero a la persona.

Y  la vía que se ha utilizado desde 2009 en  Arriaga Asociados ha sido la mejor y la que ha propiciado un éxito superior al 98% en las reclamaciones, con demandas basadas en los siguientes fundamentos jurídicos:

1º) Que existió un error del cliente al prestar el consentimiento: las personas creían que se trataba de un depósito.

2º) Que las personas fueron “llevadas” a contratar por el personal de los bancos; abusaron de su confianza y, muy probablemente, de haber sido informadas debidamente, no habrían contratado. El art. 1269 dispone que “hay dolo cuando, con palabras o maquinaciones insidiosas de parte de uno de los contratantes, es inducido el otro a celebrar un contrato que, sin ellas, no hubiera hecho”.

3º) Que la Directiva MIFID (Mercados de Instrumentos Financieros) no se cumplió porque en la mayoría de los casos no se practicó un examen de conveniencia a las personas afectadas.

4º) Que el derecho de los consumidores y usuarios que se recoge en el RD Legislativo 1/2007, artículo 8.2, a recibir una información correcta sobre los diferentes bienes y servicios, se vulneró.

En Arriaga Asociados más del 90% de las reclamaciones por participaciones preferentes bancarias de nuestros clientes que hemos llevado a los juzgados españoles han sido de Caja Madrid-Bankia, y las hemos ganado. Tenemos a su disposición un equipo de abogados especializados en derecho bancario para ayudarle con garantías. Más de 2.500 personas que contrataron en el 2009 acciones preferentes de Caja Madrid (hoy Bankia) han confiado en nosotros y han resuelto su problema. Y esto es lo que ha hecho que ya más de 30.000 clientes con problemas en productos bancarios abusivos hayan contratado los servicios profesionales de nuestro despacho.

Acerca del Autor

triangulo
Número de entradas : 380
triangulo

Deje su comentario

triangulo

Subir